Una cámara trampa graba a un ciervo en celo rodeado de su harén

ciervo

Una máquina de fototrampeo colocada en el lugar indicado puede dejar imágenes tan espectaculares como estas: un ciervo berreando en primer plano.

Por Carlos Vignau

ciervo

Gracias a las cámaras de fototrampeo podemos tener por fin, ojos en el monte. Con ellas podemos descubrir lo que ocurre en el rincón más recóndito del bosque.

Un cazador colocó la suya en las inmediaciones del hábitat de una manada de ciervos americanos o wapitíes. Con paciencia, por fin la manada de ciervos pasó por delante de su objetivo.

Además, el gran macho que acompañaba a las hembras le deleitó con un soberbio berrido de celo que pone los pelos de punta.

Sube el volumen y disfruta de la naturaleza en su estado más puro.

¿Cuál es la mejor zona para colocar una cámara trampa?

1. En un comedero de menor

Si tu intención es controlar las polladas del año, contar las parejas de perdices de tu coto o comprobar cuál es el estado de salud de los conejos de la zona, esta es la mejor ubicación.

Su camuflaje no será tan importante, ya que la caza menor no suele recelar de la presencia de cámaras, así que sólo deberás tener en cuenta la salida y puesta del sol para colocarla de forma que las imágenes diurnas no queden ‘quemadas’. No queremos tener la tarjeta llena de fotos pero que no nos sirva ninguna.

2. En algún punto de agua o en una baña

Es la mejor zona para ‘retratar’ venados o cochinos, sobre todo durante los meses de más calor. No será necesario que instales la cámara en el mismo aguadero: si conoces la zona y tienes localizados los pasos de acceso, estos serán lugares óptimos para tu trail-cam.

La mayoría de las imágenes serán nocturnas, por lo que la posición del sol respecto a la cámara no resulta tan decisiva. Eso sí, disimula su presencia… o recelarán.

3. Coloca tu cámara de fototrampeo en un camino

Puede que tus intereses se alejen de lo puramente cinegético y que tus flashes no apunten a perdices y cochinos. Si lo que necesitas es controlar la entrada a tu coto o a tus manchas de montería sitúa la cámara al borde de un camino.

Escóndela bien, procurando que pase desapercibida, y podrás captar las imágenes de todos los vehículos y transeúntes que circulen por la vía. Es la manera perfecta para vigilar la entrada de furtivos en tu zona de caza.