La situación es desternillante. Los cazadores no pueden parar de reír al comprobar el excremento que le ha dejado caer el animal a uno de ellos en la cabeza antes de marcharse.


8 de Septiembre de 2017

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here