Urbano
ROI FERNÁNDEZ

Los ríos han perdido gran parte de su riqueza, pero el invierno fue favorable


8 de Marzo de 2017

Buenas perspectivas dentro de la escasez para la temporada de pesca fluvial que comenzará el día 19. Parece algo contradictorio, pero en realidad no lo es, ya que significa que los pescadores tendrán que adaptarse a la realidad, que no tiene nada que ver con la de hace diez o quince años: los ríos son otros, con menos cuidados y más contaminación, y tampoco hay tantos practicantes como antes.

En realidad, esa adaptación -no les queda otra- ya la llevan haciendo temporada tras temporada desde hace unas cuantas, así que si las primeras inspecciones en los cauces fluviales realizadas en las últimas semanas, en paseos y en limpiezas, detectan que al menos se mantendrán los índices del año pasado, mala no va a ser, por mucho que una de las principales características de los amantes de la caña sea el optimismo a principios de marzo, pocas jornadas antes de que se abra la veda.

Luis Ríos Arnejo, secretario de la Venatoria de Bergantiños, cree que «más o menos la campaña va a ser como la del año pasado», con escasez de truchas. «Y cada vez son menos», añade. Con todo, el año pasado «fue bien», teniendo en cuenta todas esas circunstancias. Critica sobre todo la cada vez mayor presencia de los cormoranes. Ya no en lugares habituales como A Revolta y sus alrededores, sino incluso en el parque del San Martiño: «Antes apenas se veían, y ahora ya son muchos y, por tanto, ya no hay truchas». Y lo mismo, explica, se produce en otras zonas.

Suso Villar, de Fario de A Laracha, ve con optimismo la llegada de la temporada. «Pinta bien, hubo desove, no hubo lluvias torrenciales, y es bueno que llueva ahora, si no, en septiembre estarán los ríos muy secos», explica. Los cormoranes empiezan a llegar al inicio del cauce del Anllóns, en A Laracha, pero su presencia es anecdótica. Y la contaminación, poca y «bajo control».

David Gómez Brandariz, de Río e Mar de Zas, también ve con buenos ojos el inicio de la temporada: «Son truchas, no hay por qué pensar que irá mal. Normal, seguramente». La escasez de lluvias y el bajo caudal, dice, tal vez afecta a las truchas, pero no en este campaña, sino en la siguiente, aunque ya se verá.

Cree, por otro lado, que los cotos podrían tener más plazas y más días. Gómez Brandariz coincide en ello, aunque es una demanda habitual de los pescadores desde hace años. Y en todas las comarcas.

Noticia Publicada en lavozdegalicia.es

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here