Augurios
NEL ACEBAL

La abundancia de agua eleva la previsión por encima del millar de capturas. La opción de que un menor pesque al lado de su tutor es la novedad de un año en el que tampoco levantó expectación la modalidad sin muerte.


13 de Abril de 2018

La temporada salmonera calienta motores a unos días para su pistoletazo de salida. Pescadores y ribereños aguardan con impaciencia la apertura el próximo domingo con vistas a echar a tierra el preciado campanu, que es el primer ejemplar del año. La campaña de pesca sin muerte apenas levantó expectación desde que se puso en marcha a mediados de marzo.

La venta de cotos ha sido casi nula para practicar esta modalidad en Asturias, por lo que la espera de casi un mes se ha hecho un tanto larga para el colectivo.

Dentro de las novedades del presente ejercicio destaca sobremanera la nueva norma que permite que un menor pueda echar la caña en un coto bajo la responsabilidad del titular del mismo. Además, el cambio permite evitar suspicacias, ya que hasta el momento se podía adjudicar la captura a la persona que no la había pescado. Ahora, el salmón siempre irá en el cupo de quien adquirió la reserva. Una decisión de la Administración aplaudida por la gran mayoría de los ribereños. José Manuel Mori Cuesta ‘el Marqués’ irá al coto de Piedra Blanca, en el Esva, el próximo domingo, donde estará con sus hijos Mauro y Gustavo, de 10 y 7 años, respectivamente. El popular pescador de Cangas de Onís asegura que «es una buena forma de fomentar la cantera en el río y asegurar de alguna manera que se verán cañas en el río en el futuro». Cabe resaltar que Mori Cuesta procede de una familia de gran tradición, porque tantos sus hermanos como su padre pescan desde hace varias décadas.

A Enrique Luis Berrocal, cuyo progenitor, Luis Miguel Berrocal ‘Henry’, es uno de los más afamados ribereños del Narcea, le parece una buena idea, «porque lo que dice la nueva medida es lo lógico, que puedan ir los niños al río con su padre o un mayor de edad». Y tiene claro este ribereño, que alguna vez acude con su hijo Javi de diez años, que lo fundamental es «asegurar que nuevas generaciones cojan también la caña».

Otra de las voces autorizadas en el mundillo del salmón es Antón Caldevilla Pérez, quien en los últimos años estuvo en muchas ocasiones acompañado por su nieto Dani, que ahora ya es mayor de edad y probará suerte el próximo domingo en el coto de El Brezu, en el Sella.

Caldevilla destaca que «es una buena iniciativa que los más jóvenes vayan al río y que el niño puede precintar el salmón como debe de ser, aunque se le anote en el cupo de la persona mayor».

Otro de los cambios en la normativa es que los ejemplares con una talla de más de 75 centímetros que el año pasado había que devolver al río, en este ya no habrá que hacerlo. A ello se suma la obligación de declarar en la guardería el pozo y el coto en el que se realizó la captura. El resto de las condiciones apenas varían. Los días de veda serán lunes y jueves, salvo festivo. El cupo continúa en cuatro ejemplares y la reestricción de cebos se mantiene desde el 15 de junio.

Un buen número de pescadores, dentro de las 20.000 licencias expedidas en el Principado para el salmón, acudirán el próximo domingo en masa a las riberas del Eo, Esva, Narcea, Sella y Cares, donde se abrirá la temporada hasta el 15 de julio tras el periodo sin muerte, que comenzó el pasado 17 de marzo.

Lo que parece claro es que habrá campanu, pese a que varios ríos se encuentran con el caudal muy alto y las opciones de que salga son menores, especialmente el Narcea, cuenca fluvial salmonera por excelencia con el Sella. Así las cosas, el Eo se presenta de nuevo como candidato a dar el primer salmón de 2018.

Asimismo, la abundancia de aguas parece estar asegurada tras un invierno de nieve y lluvia, todo lo contrario que en 2017, una campaña de gran sequía que redujo a casi la mitad la media del millar de capturas de la última década.

Noticia publicada en elcomercio.es

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here