Sarna: otra enfermedad que puede afectar a tus perros de caza

perros de caza

Tu perro de caza no dejar de rascarse, se le cae el pelo y tiene costras en la piel. Puede ser sarna… ¿Es cierto? ¿Cómo ha podido contraerla? ¿Puede contagiármela? ¿Tiene cura?

Por Pilar Ruiz (veterinaria)

perros de caza

Al ser una enfermedad producida por unos ácaros microscópicos –arácnidos parecidos a las garrapatas– que invaden la piel del animal para alimentarse y reproducirse hay que recurrir al microscopio para descubrirla. Estos parásitos no se pueden detectar a simple vista. Además viven debajo de la propia piel, por lo que habrá que realizar un raspado, una técnica indolora que consiste en raspar una pequeña zona afectada con un bisturí hasta que sangre ligeramente para tomar una muestra y analizarla. En ocasiones puede ser necesaria incluso una biopsia.

¿A qué perros afecta?

Sobre todo a los más jóvenes: su sistema inmunitario está aún inmaduro, lo que aprovechan los ácaros para reproducirse sin control. No son habituales los casos en adultos excepto en aquellos con pocas defensas debido a la propia vejez o a que sufren otras afecciones como leishmaniosis, hipotiroidismo, tumores…

¿Cómo se contagian los perros de caza?

Por simple contacto con otros perros afectados por la sarna o cuando existen ácaros en el ambiente; en el caso de nuestros compañeros de caza, por contacto con animales silvestres infectados.

¿Tiene cura?

Al estar provocada por ácaros, el tratamiento de la sarna consiste en aplicar antiparasitarios. En aquellas que afectan a las capas superficiales de la piel –como la queiletiosis o la otodécica– basta con aplicar las mismas pipetas o sprays que utilizamos contra pulgas y garrapatas.

Para afecciones más extensas o que afectan a capas más profundas podemos recurrir baños tópicos con amitraz o tratamientos con ivermectina o moxidectina siempre prescritos por un veterinario y bajo su supervisión, ya que pueden aparecer efectos secundarios y hay razas muy sensibles, como los collies y pastores y sus cruces –las de de caza son menos susceptibles de sufrirlos–.

¿Cómo puedo prevenir que mis perros de caza se contagien?

Depende mucho de la fortaleza del sistema inmunitario de cada animal, por lo que todas las medidas higiénico-sanitarias que llevemos a cabo son fundamentales para reducir las posibilidad de contagio, como proporcionarles una adecuada nutrición, mantener sus perreras limpias y seguir un protocolo de vacunación frente a enfermedades y una pauta periódica de desparasitación interna y externa.