Un santuario animalista intenta evitar el sacrificio de un jabalí con una grave enfermedad contagiosa

jabalí pseudorabia
Jabalí. Fuente: Pixabay

La Generalitat de Catalunya sacrificó al animal, infectado de pseudorrabia, a pesar de los obstáculos que puso el refugio animalista. Pero no se sabe que ocurrió con los demás animales que estuvieron en contacto con el jabalí. Los responsables borraron todas las fotos de las redes sociales.


Redacción Cosas de Caza y Pesca

La página de Facebook El Guarda Smith. Diario de un Guarda de caza acaba de sacar a la luz el último escándalo protagonizado por el santuario WildForest. Al parecer, tenían en sus instalaciones a ‘Bartolo’, un jabalí infectazo con enfermedad de Aujeszky, el cual estuvo en contacto directo con otros animales del refugio.

La Generalitat procedió a sacrificar al jabalí infectado. La encargada del santuario intentó evitarlo por todos los medios: realizó varias publicaciones en las redes, paró la sentencia, contactó con abogados y hasta repitió los análisis. Según las publicaciones que compartió, era consciente que se trataba de una enfermedad muy contagiosa. Sin embargo escribió que ‘la Generalitat de Catalunya ha sentenciado tu sacrificio (…) es injusto, cruel y terrible’.

«Esta chica es un peligro para la salud pública», dice el Guarda Smith. Según él, parece ser que el resto de animales, que tuvieron contacto directo con el jabalí, no les ha pasado nada. A diferencia de lo que ocurriría en una explotación porcina, que sería obligada a sacrificar a todos los animales.

Las fotos fueron borradas

Las fotos donde se veía al jabalí con un cerdo Vietnamita han sido eliminadas por la chica después del suceso. Aunque se han publicado capturas que corroboran el caso.

La enfermedad de Aujeszky o pseudorrabia es una enfermedad que afecta a los cerdos. El virus puede sobrevivir tres semanas fuera de uno de estos animales y puede contagiarse fácilmente a toda una explotación porcina que no esté vacunada. Puede ser contagiado a otras especies como perros, gatos y caballos, que suelen morir rápidamente.

Tal y como informó la revista Jara y Sedal este mismo año, varios perros perdieron la vida en Navarra tras morder a un jabalí que portaba el virus. Los veterinarios confirmaron la infección tras analizar al suido.