Rompe 128 platos de un único disparo de escopeta. Aquí está la prueba

escopeta platos

Has leído bien. Este hombre rompe 128 platos de un sólo tiro de escopeta. Esta antigua y potente arma es simplemente… ¡alucinante!

Por Carlos Vignau

escopeta platos

Seguro que en alguna ocasión has podido ver vídeos sobre armas que nadie en su sano juicio se atrevería a disparar, calibres de gran tamaño que destrozarían cualquier hombro que intercediese en su retroceso… Sin embargo, la escopeta que hoy vas a ver te va a dejar sin palabras. Nunca habíamos visto nada igual.

Su potencia es tal que nadie se atreve a dispararla, ni siquiera quien hace el experimento, el veterano Tom Knapp.

Para realizar la prueba que se muestra en las imágenes fue necesario que colocaran la escopeta sobre una mesa y la amarraran con fuerza sobre la misma. Además, para accionar el gatillo de la escopeta tuvieron que idear una forma de hacerlo a distancia a la habitual.

Ante el arma colocaron un muro fabricado con nada más y nada menos que 128 platos. Unos platos que, sin embargo, la escopeta se encarga de destruir en cuestión de milésimas de segundos. Como diría Lobato, si pestañeas te lo pierdes…

Aquí tienes el vídeo:

Otro tipo de armas caseras

Joerg Sprave nos tiene acostumbrados a sus armas creadas artesanalmente. Sprave mantiene un canal de YouTube donde expone todas y cada una de sus creaciones, a cada cual más estrambótica.

Esta vez ha decidido elaborar una especie de ballesta que dispara flechas mediante un mecanismo de aire comprimido. Este arma tiene una potencia brutal según se puede comprobar en las imágenes que el mismo inventor expone, ¡el proyectil alcanza los 168 metros por segundo! -con una flecha de 26 gramos-.

Y todo ello con una fabricación sencilla, a base de madera y tornillos además de un compresor donde se aloja el aire que propulsa las flechas.

Pero no es la primera vez que Sprave crea algo similar, como ya adelantábamos al principio de este artículo. Este hombre es capaz de lo más increíble, como puede ser una metralleta hecha a partir de botellas de Coca Cola que dispara flechas a una velocidad descomunal.

Aun así, conviene recordar que la fabricación de este tipo de armas en España no es legal, y de haberlo sido no son aptas para cualquier tirador. El mismo fabricante es un hombre corpulento, y a pesar de ello, se nota que el retroceso hace mella en su hombro.

Aquí tienes el vídeo: