Llamamiento desesperado de un cazador al que le han robado cuatro galgos

collera galgos
Los cuatro galgos robados

El robo de galgos es un problema importante que sufren los galgueros en nuestro país. Mafias organizadas se dedican a este tipo de delitos y sus abandonos se cargan a ‘cuenta de los cazadores


Redacción Cosas de Caza y Pesca

La Federación Extremeña de Caza ha compartido una publicación en sus redes sociales para ayudar a un cazador que ha sido víctima de un robo. La persona de contacto es Gustavo Ciriero.

Los hechos han ocurrido en la localidad de Rosalejo (Extremadura). Y desgraciadamente no es un hecho aislado, pues son cientos los galgueros que denuncian este tipo de delitos.

La Guardia Civil publica todos los años una estadística que recoge los delitos relacionados con este tipo de perros. En 2018 los robos triplicaron a las denuncias por abandono. Los datos de 2019, recientemente publicados, contempla 175 robos, frente a los 8 abandonos que se denunciaron.

Este informe, además de ser el único oficial llevado a cabo por una entidad del Estado, es el que además separa los robos de los abandonos. El resto de estadísticas nunca diferencian ni contemplan los robos.

Abandonos a ‘cuenta de los cazadores’

Los delincuentes que se dedican a este tipo de actos delictivos, prueban los canes robados en ejercicios ilegales de caza y, si no son de su agrado, los abandonan. En otras ocasiones, los galgos se escapan o no pueden cogerlos, al ser un animal muy desconfiado de la persona que no conocen.

Por lo tanto, las protectoras no reparan en averiguar quién ha abandonado al perro y utilizan estos ejemplares para atacar a los cazadores. En muchos casos, los dueños de esos perros robados ni siquiera pueden recuperar sus propios animales de una protectora, o les ponen muchos obstáculos.

Un caso como este vio la luz en un documental producido por Mutuasport y Jara y Sedal. El reportaje, titulado ‘La verdad de los perros de caza’, documenta con rigor periodístico todas las mentiras que se lanzan contra el sector cinégético en cuanto al abandono de perros. José Emilio, otro galguero víctima de los robos, cuenta las trabas que puso la protectora que tenía a su galga, y que tuvo que mediar la Guardia Civil para recuperarla.

El galgo es un animal muy codiciado, pero parece que no solo para los cazadores. Existen publicaciones y testimonios de protectoras que recorren miles de kilómetros para recoger galgos y dejan a su suerte a otro tipo de razas.