Los amigos de Ciencia y Caza te ayudan a saber todo acerca de la instalación de bebederos para la fauna salvaje de tu coto.

Por Ciencia y Caza

Mientras que con otras herramientas de gestión para los cotos de caza, como el control de predadores o el uso de comederos, existen algunas discrepancias en cuanto a la percepción por parte de los gestores y lo que dice la ciencia, en el caso del uso de bebederos y puntos de agua la coincidencia es mayor. Está demostrado que se trata de un factor determinante que, bien planificado, mejora la reproducción de los animales. Por otro lado evita una dispersión excesiva de la caza en verano y disminuye los efectos negativos de la sequía. Además son muy bien acogidos por multitud de especies, no sólo cinegéticas.

Los peligros del agua

Los puntos de agua pueden volverse en nuestra contra cuando su mantenimiento no es adecuado, su número es escaso, no están bien mantenidos o se encuentran mal distribuidos por el coto. En el caso de la caza menor la presencia de bebederos vacíos provocará un estrés añadido a las perdices o conejos. Esto aumenta el riesgo de presencia de enfermedades y la posibilidad de ser predados.

En resumen, la escasez o su mala distribución provocará concentraciones de animales, facilitando la labor de los depredadores e incluso de los furtivos, y favorecerá el contagio de enfermedades. Además, una mala distribución reducirá su eficacia por la menor capacidad de movimiento de perdices o conejos desde sus zonas de cría. Con las especies de mayor ocurre algo similar.

La agregación de animales puede provocar un elevado riesgo de difusión de procesos infectocontagiosos tan graves como la sarna o la propia tuberculosis, convirtiendo a estos puntos en verdaderos focos de riesgo sanitario. Su mala distribución o un número insuficiente de bebederos también provocará una reducción en la capacidad de carga del coto.

Una oportunidad para la gestión

La gestión del agua debe ser considerada como una gran oportunidad para conseguir que nuestras poblaciones cinegéticas se encuentren en un mejor estado fisiológico y sanitario. Esta favorecerá la reproducción y le ayudará a mantener una mejor condición corporal reduciendo la susceptibilidad a las enfermedades y mejorando sus trofeos.

Si además nuestros vecinos no llevan a cabo la misma gestión, puede ser determinante para mantener o atraer a los animales a nuestro coto. Además, los puntos de agua pueden aportarnos valiosa información sobre la relación de sexo y edad de nuestras poblaciones y la presencia de grandes trofeos e, incluso, alertarnos de forma rápida ante cualquier problema sanitario. Las cámaras de fototrampeo o las esperas en lugares adecuados son otros grandes aliados en la gestión del coto.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.