Cipriber

En la comarca se han colocado tres en el Uces, cuatro en el Huebra y diez en el Yeltes.


4 de Diciembre de 2017

La primera fase del proyecto LIFE CIPRIBER, que incluye diferentes acciones para proteger y recuperar las poblaciones de especies endémicas de ciprínidos ibéricos en los ríos de la provincia de Salamanca, ha permitido construir una veintena de rampas para peces en azudes y presas tradicionales, que favorece su movimiento a lo largo de los cursos fluviales.

Este proyecto liderado por la Confederación Hidrográfica del Duero, organismo adscrito al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), con la participación de la Junta de Castilla y León, la Fundación Patrimonio Natural y la Confederación Hidrográfica del Tajo, apuesta por la conservación y restauración de los hábitats fluviales, por un lado, y el desarrollo de un innovador protocolo de cría en cautividad, por otro.

En la primera fase, se han construido tres rampas en el río Águeda –en el término de Navasfrías-; tres en el Uces –dos en Cabeza del Caballo y una en La Zarza de Pumareda-; cuatro en el Huebra –a la altura de Pozos de HinojoMoronta, Barbalos y Berrocal de Huebra-, y diez en el Yeltes: siete en el término de Villares, dos en Yecla y una en Puebla.

Las actuaciones se han desarrollado en azudes y presas tradicionales destinados a diversos usos, como riego, abrevado de ganado, abastecimiento, recreativo o industrial, donde una rampa de peces permite mantener el uso al mismo tiempo que se imita la secuencia natural de un cauce para facilitar el remonte de las especies.

Mejora de las masas de agua

Al desaparecer el efecto de aislamiento que estas barreras producen, dividiendo el río en segmentos, los peces pueden moverse libremente para adecuarse a los cambios en las condiciones ambientales en busca de hábitats más favorables o por necesidades biológicas como la reproducción. Además, estas obras permitirán mejorar el estado de estas masas de agua cumpliendo con las obligaciones establecidas en la Directiva Europea Marco del Agua.

Está científicamente comprobado que los individuos de las diferentes especies tienen distintos requerimientos de hábitat ya sea por su estadio vital –huevo, larva, juvenil o adulto reproductor-, por la época del año, por las variaciones naturales de caudal, temperatura y calidad del agua, de manera que se hace imprescindible que puedan moverse libremente en búsqueda de estas condiciones óptimas.

Cría en cautividad en la piscifactoría de Galisancho

Junto a la permeabilización de barreras transversales, actuaciones que la  CHD también lleva a cabo en otros cauces de la cuenca del Duero para cumplir con los objetivos de la Planificación Hidrológica, el proyecto LIFE CIPRIBER también se centra en la cría en cautividad de estas especies de ciprínidos endémicos como son la colmilleja, sarda, calandino, boga o bermejuela, que se desarrolla en el Centro Ictiogénico de Galisancho, situado a orillas del Tormes aguas abajo del embalse de Santa Teresa.

Al mismo tiempo, se está realizando un programa de actividades de sensibilización ambiental destinado a escolares por los diferentes centros de la provincia, y exposiciones permanentes en las casas del Parque de Las Batuecas y Sobradillo.

La primera fase de la iniciativa, que pretende sensibilizar a la ciudadanía sobre la riqueza de nuestros ríos, se ha llevado a cabo entre los meses de mayor y octubre, y proseguirá el próximo año con acciones idénticas en otros tramos de los mismos cursos fluviales.

Noticia publicada en salamancartvaldia.es

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here