Después de estudiar concienzudamente su comportamiento, biólogos del Acuario de la Bahía de Monterey llegaron a la conclusión de que este mecanismo le permite aumentar su ángulo de visión y detectar mejor a sus presas. En otras palabras: ¡el pez ve a través de su propia cabeza!


30 de Septiembre de 2017

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here