Después de estudiar concienzudamente su comportamiento, biólogos del Acuario de la Bahía de Monterey llegaron a la conclusión de que este mecanismo le permite aumentar su ángulo de visión y detectar mejor a sus presas. En otras palabras: ¡el pez ve a través de su propia cabeza!


30 de Septiembre de 2017

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.