Pescador
elmundotoday.es

Llevaba dos meses a dieta.


28 de Abril de 2017

Luis Sancho practicaba ayer la pesca en una playa de Santoña (Cantabria) junto a otros compañeros cuando, sin previo aviso, se lanzó al agua para morder su propio anzuelo. “Se le oían las tripas todo el rato y me contó que, tras pelearse con su esposa, se había ido de casa sin almorzar. Miraba fijamente el anzuelo y al final, cuando saltó, pensé que intentaba pescar algo con las manos. Luego lo vi con el anzuelo en la boca, todo cabreado. Estiramos su propia caña y le rescatamos” explica su colega Jorge. Aunque tiene lesiones severas en el paladar, Sancho se recupera favorablemente y ha declarado que “prefiero comer gusanos mojados que el cocido de mi mujer”.

Seguro que estaba muerto de hambre porque él sabía que el cebo era sintético. Se dejó llevar por la desesperación y cayó en el mismo error que los peces”, declara Jorge. La esposa del afectado, Mariluz, explica que Luis está a dieta desde hace dos meses “pero se la salta sistemáticamente y encima se pone de mal humor. No le gustó que pusiera un candado en la nevera para que no la saqueara por la noche. No se me ocurrió quitarle los cebos, nunca pensé que llegara a esos extremos”.

No es la primera vez que un pescador comete una temeridad por culpa del hambre. En 1996, un joven gallego se tiró por un acantilado porque le pareció ver el logotipo de McDonald’s en el agua.

Noticia publicada en elmundotoday.es

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here