El animal no figuraba inscrito en el registro de razas peligrosas de Colmenarejo. El perro está encerrado en un centro de Guadarrama a la espera de la decisión judicial.


27 de Marzo de 2017

Un perro de presa canario mató el pasado viernes 17 de marzo a un bichón maltés y dejó malheridas a una mujer de 34 años y a su hija de cuatro a las que mordió en Colmenarejo. La pequeña sufrió bocados del animal en la cabeza, el abdomen y la espalda y recibió más de 20 puntos. La madre tiene las lesiones en las manos por intentar defender a su niña. Se da la circunstancia de que el perro muerto no era propiedad de la víctima. Se lo había dejado una vecina para que lo cuidase el fin de semana.

El perro de presa canario tenía la documentación, las vacunas, el chip y el seguro con cobertura en regla y está catalogado como raza potencialmente peligrosa en la Comunidad de Madrid. Sin embargo, no estaba dado de alta en el registro específico de perros de razas peligrosas del Ayuntamiento de Colmenarejo y carece de la correspondiente licencia, según explicaron fuentes municipales.

El perro fue requisado por los agentes del Seprona de la Guardia Civil y trasladado al centro de acogida Fenixcan de Guadarrama donde se encuentra en cuarentena a la espera de la decisión judicial. Los dueños del animal, una pareja rumana, se enfrentan a una infracción administrativa y a un presunto delito de lesiones.

Varios vecinos señalaron ayer que es la segunda vez que el perro de presa canario atacaba a otro animal y que estaba muchos días suelto. La mujer herida, Hana, marroquí de 34 años, explicó ayer que fueron a visitar a un hermano suyo en la carretera de Galapagar cuando sucedió todo. «Estábamos en la calle a punto de entrar en la casa y de repente el perro salió y agarró a la perrita bichón de dos años por el cuello. Yo empecé a tirar de la correa para que le soltase», relató. «Cuando soltó al perro fui a ver como estaba el animal y al girarme vi al perro que mordía a mi hija en la cabeza y en la cara y la arrastraba por el suelo», agregó Hana. «Yo tiraba de mi hija y empezó a morderme en las manos pero volvió a agarrar a mi niña de la tripa y de la espalda. Menos mal que mi hermano bajó y como conoce al animal, que es de su vecino de enfrente, lo calmó», explicó.

Los servicios de seguridad y emergencia y Protección Civil de Colmenarejo atendieron en primer lugar a la niña y a la mujer. Ambas fueron trasladadas al hospital Puerta de Hierro de Majadahonda donde recibieron el alta a las pocas horas.

La pequeña tiene grapas por todo el cuerpo y no ha podido regresar aún a la guardería, según su madre. «Se encuentra muy mal y asustada por lo que pasó», señala la mujer que denuncia que el «problema es que ese perro tan peligroso está siempre suelto». «Al día siguiente los dueños se pusieron en contacto conmigo y me dijeron que nunca había atacado a nadie y que se hacían cargo de todo lo ocurrido pero eso no es verdad ya que mordió a otro perro hace muy poco», contó Hana.

La mujer denunció el caso ante la Guardia Civil de Galapagar y el Seprona se ha encargado del caso que investiga un juzgado de San Lorenzo, según adelantó ayer ABC.

Noticia publicada en elmundo.es

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here