Palomas de verano: planea tus tiradas de media veda

palomas media veda

Todavía no sabemos si podremos cazar palomas en media veda pero, por cuándo puedas salir al campo tienes un misión: tener todo bajo control para la llegada del gran día, el de la apertura. 

Por Edu Pompa

palomas media veda

1. Intenta marcar los puestos cuanto antes

Seguro que con esto del confinamiento no has podido pisar el monte pero esta debe ser una de las primeras tareas que deberás hacer cuando puedas salir de casa. Los resultados de la campaña anterior y los comentarios de quienes participaron en aquellas tiradas serán una información muy valiosa a la hora de decidir la localización más idónea.

Si es la primera vez que cazas en el coto, atento al tercer punto de este artículo: echar horas en el campo es lo que determinará el éxito de una tirada. Por último, si decides construir algunos puestos con elementos del terreno, hazlo semanas antes si no quieres que las torcaces eviten sobrevolar tu postura el día de apertura. 

2. No dispares a las palomas de media veda en el bebedero

No iba a ser la primera vez que nos encontramos con puestos situados junto a bebederos, charcas, los pequeños bosquetes que utilizan para dormir o sestear… Si te colocas junto a ellos es posible que puedas dispararlas al acudir a estos lugares apremiadas por sus necesidades biológicas o cuando huyen de ellos, pero lo que quizá no sepas es que es muy posible que te cargues tanto esta tirada… como todas las siguientes que tengas planeado hacer por la zona.

Colócate en aquellos sitios o zonas que permitan a las palomas alimentarse y descansar sin problemas. Si se te da bien podrás volver otro día y divertirte con aquellas palomas que aún no se han resabiado. No lo olvides, ¡la avaricia rompe el saco!

3. Visita el cazadero y patea el campo

Si los corzos se cazan con el trasero, las torcaces y tórtolas se cazan vigilando sus pasos. Antes de que se permita su caza en media veda lo mejor es dedicar unas cuantas mañanas y tardes a vigilar los pasos que toman en sus desplazamientos.

Olvídate del cartucho, la escopeta o el camuflaje adecuados: si fallas al localizar por dónde se mueven ¡no tendrás oportunidad de disparar! Estás ante el consejo más importante de los cuatro, así que no olvides los prismáticos, un cuaderno para anotar sus querencias y una buena dosis de ánimo para afrontar unos cuantos madrugones. 

4. Dialoga con los agricultures. Ellos tienen a las torcaces en la cabeza

Tener una buena relación con los propietarios de los terrenos donde realizarás tus tiradas es fundamental. Serán ellos quien, en la mayoría de las ocasiones, te orienten acerca de los mejores pasos, los rastrojos más querenciosos… e incluso sobre aquella siembra que por los daños de conejos u otros animales ha quedado sin cosechar y es un hervidero de torcaces.

Llega a un acuerdo con ellos y consigue ‘tumbar’ los cultivos una semana antes de la apertura. Con ello facilitarás a las palomas que accedan a la zona y al grano que has vertido. Te aseguramos que cada vez que lo hemos puesto en práctica los puestos contiguos han disfrutado de lo lindo. El esfuerzo merece la pena. 

Si sigues todos estos consejos al pie de la letra no habrá bando de palomas que se te resista esta media veda… si nos dejan cazar.