Aún así, el sexo femenino solo representa un 0,005 del total de licencias que hay dadas de alta en este deporte.


18 de Octubre de 2017

El número de mujeres cazadoras se ha cuadruplicado en Aragón en la última década, pasando de las 33 que había en 2007 a las 139 que poseen licencia en la actualidad. El crecimiento más sustancial, según recoge el Instituto Aragonés de Estadística, se dio entre la temporada 2009 y la de 2010, puesto que surgieron 70 nuevos permisos. Concretamente, la Comunidad pasó a tener 109 mujeres cazadoras en lugar de 39.

En este progresivo crecimiento ha tenido mucho que ver la llegada de nuevas aficionadas a la actividad. Y es que, tal y como indica Judith Liste, delegada de Jóvenes por la Caza en Aragón, los estereotipos han ido desapareciendo poco a poco.

Todavía quedan algunos puntos en los que puede haber ciertas desigualdades, pero mi experiencia ha sido muy positiva. Empecé con solo 18 años y tuve una inmejorable acogida”, explica Liste, y discrepa con quienes sostienen que las mujeres tienen dificultades para desarrollar con normalidad la actividad.

“El relevo generacional tiene otra educación cinegética. La caza ya no está asociada a la figura del hombre y jamás he visto a una mujer que haya tenido problemas para encontrar grupo con el que salir. Es más, somos las primeras a las que nos invitan y se interesan mucho por nosotras”, añade esta zaragozana, coincidiendo con su paisana Alicia López.

“Los verdaderos amantes de este deporte reciben con el mismo entusiasmo a un hombre que a una mujer”, indica esta última, que tiene 41 años y estrenó la licencia a los 38. “El hecho de tener muchos amigos cazadores me llevó a iniciarme en este deporte. Actualmente vivo en Alcalá de Henares, y allí practico la caza menor. En verano y algunos fines de semana, cuando vengo a mi tierra, practico tanto la caza mayor como la menor en la zona de Calatayud”, completa López, que suele salir al monte, al menos, dos veces por semana.

Si tengo oportunidad, cazo el sábado y el domingo. Y casi siempre con hombres puesto que, aunque conozco a mujeres que les gusta cazar, lo hacen con mucha menos asiduidad que yo”, reconoce la zaragozana, y concluye ensalzando la importancia de la caza: “De este deporte viven muchas personas y, además, sirve para cuidar el campo y la fauna”.

Diferencia con los hombres

A pesar de este significativo aumento de las mujeres cazadoras, el sexo femenino solo representa el 0,005 del total de licencias que hay dadas de alta en este deporte. Actualmente, hay más de 28.000 hombres que practican la actividad cinegética en Aragón.

Noticia publicada en heraldo.es

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here