Los neandertales podían cazar a distancia hace ya 300.000 años

cazar

Según un estudio de la revista Scientific Reports, los neandertales fabricaron jabalinas lo suficientemente avanzadas como para cazar a 20 metros de distancia. Todo un hito para la época.

Por Carlos Vignau

cazar

Los neandertales podrían haber sido más inteligentes de lo que se piensa en la actualidad, especialmente cuando el alimento estaba en juego y teníuan que cazar. Así lo reveló un estudio de la revista Scientific Reports dado a conocer por la BBC, que ha descubrió que las especies ahora extintas crearon armas lo suficientemente avanzadas como para haber podido cazar a 20 metros de distancia.

La investigadora principal, la doctora Annemieke Milks -del Instituto de Arqueología de la UCL-, manifestó que «el pensamiento original era que los neandertales eran muy limitados usando lanzas a mano, donde solo podían tener a un contacto cercano y arrojarlas a la presa, pero el hecho de poder lanzarlas de 15 a 20 metros abre una gama más amplia de estrategias de caza que los neandertales hubieran podido usar».

Lanzadores de jabalina para demostrar si era posible cazar a distancia

Los investigadores observaron las lanzas de madera que fueron excavadas en Schöningen, Alemania, en la década de 1990. Estaban fabricadas de madera de abeto y se les calculó alrededor de 300.000 años de antigüedad. Junto a estas herramientas también se descubrieron miles de fragmentos de huesos. El equipo probó el rendimiento de estas armas mediante la reproducción de réplicas. Un grupo de atletas, lanzadores de jabalina, intentó golpear con ellas a un objetivo desde diferentes distancias.

Según la doctora Annemieke Milks, «antes dependíamos de personas no cualificadas para lanzar estas armas en un trabajo experimental. Así que nuestras ideas sobre cómo funcionaban se basaban en un uso no profesional», aseguró. Se creía que las lanzas de los neandertales, que pesaban 750 y 800 gramos, eran demasiado pesadas para viajar a una velocidad significativa con la suficiente precisión como para ser usadas como armas para cazar a larga distancia. Sin embargo el equipo descubrió que los profesionales podían lanzar las réplicas con precisión hasta 20 metros de distancia.