Disparar los dos ojos abiertos nos hace ser más precisos: muchos expertos creen que cerrar un ojo en el momento del apuntar nos pone en desventaja. Te contamos cómo entrenar esta técnica.

Por Carlos Vignau / Redacción de Cosas de Caza y Pesca

disparar ojos abiertos

¿Es mejor disparar con los dos ojos abiertos? En una situación con los nervios a flor de piel nuestro organismo está sometido a un alto nivel de estrés. La tensión, el ritmo cardíaco y la respiración aumentan de frecuencia. La capacidad de escucha disminuye y se desarrolla la visión de túnel.

Muchos expertos creen que, bajo estas condiciones, cerrar un ojo para apuntar nos estamos poniendo en desventaja. No veremos igual de bien, nos obsesionaremos con el objetivo y nos pondremos nerviosos… y será más probable errar el disparo. Es conveniente aprender técnicas para disparar mejor. Y tirar con los dos ojos abiertos es una de ellas.

Encara con los dos ojos abiertos

Disparar con los dos ojos abiertos te permite usar la visión periférica y estar más atento a lo que sucede alrededor. Si no puedes ver lo que te rodea, podrás perder oportunidades de tiro. Al principio te puede costar acostumbrarte. Pero tranquilo, nuestra visión es binocular y el cerebro puede procesar dos imágenes convirtiéndolas en una sola.

Al disparar con los dos ojos abiertos y colocar el visor de un rifle cerca de uno de ellos verás dos imágenes, una a través de la retícula y otra más lejana y algo menos nítida. Pero con la práctica tu cerebro y tus ojos se habituarán para poder ver nítidamente ambas imágenes y la doble visión desaparecerá.

Descubre cuál es tu ojo dominante

Tirar con los ojos abiertos puede ser difícil si no estás seguro de cuál es tu ojo dominante. Adivinarlo es muy sencillo. Elige un punto en la pared a unos cinco metros. Pon tus manos delante de tu cara con las palmas hacia afuera, de forma que se cree un triángulo entre los pulgares y los demás dedos. Mira a través del hueco formado y ve acercando las manos hacia tu cara.

Cuando alcanzas tu rostro, las manos deben cubrir un ojo y deberías ver por el otro. El que no está cubierto es el dominante. Una vez que sabes cuál es tu ojo dominante, tómate tu tiempo para practicar y desarrollar la memoria para dejar los dos ojos abiertos.

tirar ojos abiertos

‘Apaga’ el no dominante

A la hora de disparar con los dos ojos abiertos, uno de los obstáculos es la tendencia natural del no dominante a centrarse en lo que nos rodea. Con ambos ojos abiertos, intentando focalizar un punto que se encuentra cerca simultáneamente, algunas personas experimentan una doble visión, algo que, obviamente, no nos ayudará a mejorar nuestra precisión.

Un truco muy popular entre los tiradores de competición a la hora de disparar tirar con los ojos abiertos es colocar un trozo de cinta adhesiva transparente cubriendo la lente de sus gafas que corresponde con su ojo no dominante. Esto les permite mantener el ojo abierto y disfrutar de sus beneficios, y a la vez evitan que el no dominante se centre en lo que hay alrededor del objetivo.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.