Fotos

La Federación de cazadores se personará como acusación “contra este delincuente” que lo hizo a propósito por la distancia a la que disparó y la Junta pide la colaboración ciudadana para detenerlo.


21 de Octubre de 2017

Las recientes muertes de linces ibéricos han diparado las alarmas y la preocupación, en especial en los casos en los que han sido asesinados a tiros. Algo que parecía ya superado (desde el año 2014 no había fallecido ningún lince por disparo) en un momento en el que el animal protegido vive su mejor momento en décadas. A principios del milenio no había ni un centenar de ejemplares; hoy se estima que supera el medio millar (se está elaborando el censo oficial, que estará para final de año; en el último había 483). La Junta de Andalucía ha apelado a la colaboración ciudadana ante las últimas dos muertes por disparo, en Villanueva de la Reina y otra en Vilches.

“No está en juego el crecimiento de la población lincera en Jaén, pero si se puede mermar en exceso la población. Nos preocupa que en los últimos 10 años hayan fallecido 27 linces en España por disparos, artes ilegales, veneno… 17 de ellos en Andalucía, siendo 10 en la provincia de Jaén y con dos casos recientes en las últimas semanas”, ha asegurado el delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Juan Eugenio Ortega, que ha comparecido para explicar la situación junto al presidente de la Federación Andaluza de Caza, José María Mancheño, y el director del Programa Life+Iberlice, Miguel Ángel Simón.

El delegado ha pedido “la implicación de cazadores, guardas de caza, agricultores, conductores y ciudadanía en general para que con los agentes de Medio Ambiente, la Policía Adscrita a la Junta y la Guardia Civil, colaboren en las investigaciones que se están llevando a cabo para el esclarecimiento de estos delitos medioambientales que están recogidos en el Código Penal, con penas de cárcel y multas cuantiosas”.

El “terrorista medioambiental”, como lo ha llamado Ortega, no fue especialmente cuidadoso. Dejó pruebas. “Según se encontró el cuerpo todo apunta a que incluso se hizo fotos con él”, indica. De aparecer sería una evidencia inculpatoria clara.

En lo que va de año han fallecido 45 linces en la Península Ibérica – 31 en Andalucía, 19 de ellos en la provincia de Jaén-, siendo la muerte por atropello la que más bajas ha producido. “Por eso la Consejería de Fomento en colaboración con la Consejería de Medio Ambiente van a trabajar próximamente en la carretera A-301 La Carolina-Vilches, realizando pasos de fauna y protegiendo los laterales de la carretera, para evitar atropellos, además de poner bandas sonoras en varios tramos de las carreteras de la provincia”, ha añadido.

También ha hecho referencia a la muerte de una lince y dos cachorros en una balsa, por lo que ha indicado que “próximamente se mantendrá reuniones con la Delegación Territorial de Agricultura y Comunidades de Regantes de zonas linceras, para evitar, en la medida de lo posible, este tipo de accidentes”. Igualmente, los agentes de Medio Ambiente revisarán las balsas existentes para el cumplimiento de la normativa al respecto.

Por último, ha insistido en que “todos los esfuerzos realizados son insuficientes sin el apoyo y colaboración generalizado de la población, por lo que tenemos que seguir luchando contra los furtivos, el veneno, los lazos o cepos y todo aquello que pueda mermar la población”.

Federación Andaluza de Caza

Por su parte, José María Mancheño ha condenado “la muerte por disparos de linces, que no son propias del mundo de la caza”. “Nos preocupan estos hechos y nos reafirmamos en nuestra labor como colaboradores de la Consejería de Medio Ambiente en la contribución conservación y preservación de nuestro patrimonio natural”, ha aseverado. En este sentido ha hecho un llamamiento al colectivo al que representa para “encontrar a los autores de estas muertes” y ha anunciado que, como ya ha hecho en otros sucesos la Federación, “se van a personar judicialmente en las diligencias previas que se abran sobre estos hechos para ejercer la acusación contra el presunto o presuntos autores de estas muertes por disparo”.

Miguel Ángel Simón ha reconocido la existencia de “un repunte de muertes por distintas causas, en parte motivado por la contabilización de atropello en montes de Toledo y Ciudad Real debido a que la superficie de presencia del lince se ha visto multiplicada”. Para el director del programa Life+Iberlince, las campañas de concienciación es “lo más importante”, tanto para el respeto de las señales de tráfico en general como las de fauna, en particular. Con respecto a las muertes por “uso de artes ilegales”, ha insistido en la necesidad de trabajar de forma conjunta con el mundo rural, divulgando el programa y dándole participación a los diferentes agentes. Para finalizar también ha reconocido y valorado el papel de la Federación Andaluza de Caza como socio colaborador del programa Life+Iberlince desde su inicio.

Noticia publicada en ideal.es

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here