En 2001, Robin Williams pasó un emocionante día con el adorable gorilla Koko, llegando a obligarle incluso a hacer algo que sus cuidadores no habían visto hacía más de seis meses: sonreir.


14 de Noviembre de 2017

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here