Don Juan Carlos I

Salió a dar de comer a las palomas y se llevó el rifle


14 de Marzo de 2017

Considerando que ya ha pasado un tiempo prudencial tras su abdicación, don Juan Carlos de Borbón preguntó ayer por escrito a su hijo si podía reemprender sus actividades de caza en Sudáfrica.

“Me aburro”, confesó según confirman fuentes de la Casa Real, que admiten también que Juan Carlos I está haciendo “grandes esfuerzos” para amoldarse a su nueva situación “y se obliga a dar paseos”, los cuales resultan, pese a todo, “insuficientes por su carácter inquieto”.

La Casa Real recibió hace tres semanas una queja formal de los obreros que se encargan de renovar la fachada de un edificio de la calle Romanones, en Madrid. Los trabajadores lamentaban ser sometidos “a la presión que implica que el que ha sido rey de España durante más de treinta años te controle todo el rato, sin saber él nada de construcción, y te diga si la tochana que estás poniendo tiene que ir más a la izquierda o más a la derecha”. Añaden además que “el hombre insistía todo el rato en inaugurar los tabiques cada vez que los levantábamos”.

Observar obras es, según admiten fuentes de la institución, “lo único que distrae a don Juan Carlos, aunque ya le han expulsado de varias de ellas porque eran territorio de otros ancianos más veteranos que él”.

Otra de sus ocupaciones, dar de comer a las palomas en la plaza que hay frente al mercado municipal de Santa María de la Cabeza, le recuerda demasiado a la caza. De hecho, hace unos días el Borbón logró acceder a la vitrina en la que Felipe VI escondió a “Poderoso”, la carabina Ceska semiautomática CZ-512 de su padre, y se llevó el arma para disparar a las aves después de cebarlas. El incidente provocó el enfado de su hijo, que insistió en que no quería escándalos.

El argumento de don Juan Carlos I es que “ya que me pusieron una cadera nueva, lo lógico es que pueda usarla”. Insiste además en que ahora “ya no ejerzo labores de representación institucional” y puede hacer “lo que hacen mis amigos normales”, como por ejemplo cazar elefantes en otros continentes.

“Lo haré igual”, ha murmurado esta mañana al comprobar que Felipe VI hacía oídos sordos a sus ruegos durante el desayuno y se limitaba a concentrarse en el episodio de una serie de Cartoon Network.

Noticia publicada por elmundotoday.com

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here