Jabalíes y ciervos: así son las espectaculares batidas de caza mayor en Europa

jabalí

Tradición y emoción es lo que se respira en estas jornadas de caza donde los jabalíes y los ciervos con los auténticos protagonistas.

Los cazadores españoles estamos acostumbrados a vivir en primera persona jornadas de caza mayor como nuestras monterías. En ellas, jabalíes y ciervos rompen por barrancos de jaras o bosque de encinas al tropel huyendo de las rehalas y la emoción es máxima.

Sin embargo, los cazadores de la vieja Europa también practican un tipo similar de caza, diferente a la nuestra, pero también cargada de tensión y buenos lances.

Aquí los perros no son tan importantes como nuestras rehalas y los batidores son los encargados de empujar a los jabalíes o los ciervos hasta las posturas. También son momentos llenos de tradición y en función del país donde se esté desarrollando la cacería, encontrarás unas litutgias y costumbres muy diferentes.

Lo que no cambia, da igual que estés en Hungría o en los montes de Toledo, es la emoción que siente un cazador al oir acercarse una piara de jabalíes rompiendo monte.

En el siguiente vídeo tienes un resumen de lo que son este tipo de cacerías que seguro te sube la tensión. ¡Qué lo disfrutes!

Así se organiza una batida de jabalíes en Europa

Una batida en países como Bulgaria o Rumanía es una de las mejores opciones para cobrar el cochino de tu vida. Aunque las batidas de jabalí en Europa pueden llegar a parecerse a nuestras monterías, es una cacería especial y como tal, tiene sus peculiaridades. Para conocerlas en profundidad tienes que fijarte en tres aspectos: los batidores, el terreno y las posturas.

Batidores en lugar de rehaleros

Olvida lo que hayas podido vivir en Castilla-La Mancha, Extremadura o Andalucía. Aquí no hay ni camiones de rehalas ni delantales de cuero que batan el monte, ni escucharás voces jaleando a los perros. Los batidores suelen ser lugareños conocedores del terreno y sus encames, en ocasiones acompañados por algún perrillo y ‘armados’ con palos, banderas y botellas de plástico con los que generan el ruido necesario para levantar la caza.

Forman una fila perfectamente coordinada, una única mano que trabaja al mismo ritmo ocupando todo el ancho del cazadero para ir empujando poco a poco a los jabalíes hacia la zona de tiro.

Un terreno especial para las batidas de jabalí

El cazador español que viajar por Europa suele ir en busca de esos jabalíes que no encuentra en nuestras fronteras. Y es que en el centro del continente los cochinos alcanzan dimensiones desproporcionadasRumaníaBulgaria o Polonia albergan gran cantidad de estos ‘monstruos’ en sus bosques y levantarlos del encame no es sencillo.

Es cierto que las densidades suelen ser elevadas, pero es responsabilidad del cazador identificar el macho correcto a la carrera entre tanto animal. Las manchas suelen ser elegidas por ser el lugar de descanso de las piaras así que, como en España, el aire debe estar haciendo llorar a los cazadores… o volverán bolos a casa.

Ni cuerdas ni sopiés…

…ni traviesas ni cierres: la armada es una y los batidores cazan enteramente para ti. Todo un lujo en comparación con las multitudinarias monterías. Los puestos son escasos, formando una fila, normalmente a lo largo de un camino, justo en el extremo contrario al de los batidores. Dependiendo del país o la finca, pueden ser de suelo o torretas. Estas últimas garantizan la máxima seguridad, ya que todos los tiros se realizan de arriba hacia abajo, reduciendo casi a cero los disparos perdidos al viso

A continuación te dejamos un vídeo para que veas todo lo que has podido leer arriba sobre las batidas de jabalí en Europa. ¡Qué lo disfrutes!