¿Están jugando? ¿O realmente el jabalí está cabreado y lo que quiere es alcanzar al perro para darle su merecido? Da la sensación de que estas imágenes han sido rodadas con cochinos domesticados, sólo así se entendería la tranquilidad y la confianza con la que los peludos se mueven cerca de las personas.


27 de Septiembre de 2017

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here