¡Impresionante! Caza un jabalí enorme de frente, a dos metros de distancia

jabalí enorme

Con los nervios de acero, este cazador logro abatir a un jabalí enorme a dos metros de distancia, justo cuando el animal le atacaba.

Por Carlos Vignau

jabalí enorme

El ataque de un jabalí grande es algo que ningún cazador que esté en su sano juicio querrá vivir en primera persona. Son animales potentes, fortísimos y, si sus navajas son lo suficientemente grandes, las consecuencias pueden ser de consideración. Si alguna vez te ocurre y un jabalí enorme la toma contigo recuerda estas imágenes.

En el vídeo vemos a un cazador en plena batida. Se está grabando a sí mismo mediante una cámara deportiva que parece, lleva anclada a laaltura del hombro derecho.

Un cochino corre por un llano mientras es acosado por varios perros. El cazador sigue la jugada de cerca. De pronto, el jabalí se zafa de los cuatro canes y fija su atención en la figura del cazador.

Es entonces cuando el enorme cochino aprieta los riñones y se lanza de frente contra el hombre. No se como hubieras reaccionado tú, pero este tío tiene los nervios de acero. El cazador levanta la escopeta, mete al cochino en su visor de punto rojo y, cuando no hay peligro con los perros que rodean al animal, aprieta el gatillo. La carrera del verraco es frenada en seco por un tremendo balazo a dos metros de distancia.

Un lance espectacular que te mostramos a continuación:

Otro jabalí enorme atacando

Imagina por un momento el lance perfecto. Sigues la ladra y la posición de tus perros en el GPS. Corres hacia ellos. Y entonces le ves. Es un enorme jabalí. El momento es mágico.

Disparas… y jurarías que las dado. Pero no se detiene. Te mira desafiante y arranca. Va a embestirte. Vuelves a disparar. Pero no le paras. Tampoco los perros. Otra vez más. Nada. Y cada vez estás más cerca… ¿Qué harías para evitar su ataque?

El protagonista de este vídeo decidió lanzarse de cabeza sobre un zarzal para esquivar sus navajas. Ya desde el suelo, y con los perros agarrando al enorme jabalí, pudo sacar su arma corta –cuyo uso está permitido en otros países para rematar las reses– y finalizar el lance.