Fran

Hallado con vida aunque muy delgado el último lince ibérico que quedaba en libertad tras el desalojo del centro de cría por el incendio de Doñana.


20 de Julio de 2017

Fran ha vuelto este miércoles al centro de cría en cautividad de El Acebuche en Huelva, del que escapó al ser desalojadas las instalaciones a toda prisa a causa del fuego que afectó al entorno de Doñana hace casi un mes. Es el último lince ibérico adulto que quedaba por localizar de los 13 ejemplares que fueron liberados de las instalaciones para intentar salvarlos del incendio. “Está muy delgado y le estamos haciendo pruebas y análisis para intentar recuperarlo”, cuenta Miguel Ángel Simón, director del proyecto de conservación LIFE+Iberlince.

Durante casi un mes lo han estado buscando en el entorno del centro, donde se habían instalado numerosas jaulas trampa para intentar atraparlo sin éxito. A diferencia de los linces que son reintroducidos en la naturaleza, los que están en el programa de cría no llevan collar con geolocalizador. En este tiempo, se habían encontrado varios rastros de Fran en la zona, pero hasta ayer no se le había visto el pelo.

“Estábamos detrás de ‘Fran’. Habíamos visto huellas y suponíamos que era él porque, como está cojo, deja un rastro especial”, explica Simón. A primera hora de este miércoles, técnicos del proyecto lo avistaron en la carretera HU-4200, cerca del Centro de Defensa Forestal Los Cabezudos, “a unos ocho o diez kilómetros del centro”. Una vez notificado el avistamiento, los técnicos montaron un dispositivo de captura y pudieron atraparlo y trasladarlo al centro de cría. ¿Fue difícil? “Es nuestro trabajo. Lo cogimos en menos de una hora”, responde riendo Simón. A falta de lo que concluya el examen veterinario, Fran está bien, aunque “ha perdido bastante peso”.

Se trata de un ejemplar “muy viejito”, Simón calcula que tendrá unos 14 años. “Fue capturado en la sierra de Cardeñas (Córdoba) y tenía la pata rota. Como el programa funciona con centros de cría en red, fue llevado primero al Zoo de Jerez y de ahí, al de Acebuche”, recuerda. El director del programa explica que en estos años no han logrado que se reprodujera porque es “muy difícil” al ser un ejemplar con problemas físicos y que necesita rehabilitación.

El incendio que afectaba a las puertas del Parque Nacional de Doñana motivó la evacuación urgente del 25 de junio del centro de El Acebuche, uno de los dos centros de Parques Nacionales que forma parte del programa de cría en cautividad de lince ibérico que se desarrolla en España y Portugal.

En apenas una hora, lograron capturar a 14 ejemplares (cinco crías y nueve adultos, de los que cinco son machos y cuatro hembras) pero no a otros 13 adultos, a los que se les abrió las puertas para que pudieran huir de las llamas que se acercaban peligrosamente al recinto. Uno de los que sí fueron cazados y transportados murió a causa del estrés que le supuso. Se llamaba Homer y era una de las hembras más productivas del programa.

Al día siguiente, fueron rescatados 11 de los 13 linces. Algunos de los ejemplares ni siquiera habían dejado las instalaciones. A lo largo de esa jornada también fue hallado el rastro de los dos ejemplares que quedaban y el 28 de junio se dio con uno de ellos, una hembra adulta de 13 años llamada Aura. Tras recuperar a la hembra, solo falta hallar al huidizo Fran.

Ya ha pasado un mes desde el incidente y todos los ejemplares de El Acebuche, 22 adultos y cinco cachorros, se encuentran “bien”, según detalla Simón. “El centro de cría volvió a la normalidad en apenas 24 horas. El desalojo produjo cierto descontrol pero los animales, una vez en su entorno, enseguida se tranquilizaron. No se ha registrado ningún problema ni con los adultos ni con las crías”, indica el director.

Sin embardo, el mismo día en el que Fran volvía a casa, otros dos ejemplares perdieron la vida. Un lince ibérico murió atropellado en la carretera A-4 a su paso por la localidad jiennense de Andújar, el sexto ejemplar de este felino que fallece en estas circunstancias en Andalucía en 2017. Los restos del animal, una hembra que no estaba radiomarcada, fueron localizados en el kilómetro 315 de la autovía A-4, en el tramo de Andújar a Bailén, según el programa Iberlince. El segundo lince fallecido es un cachorro hembra de unos cuatro meses, procedente de la camada de Lechuza. También ha muerto atropellada en la carretera EX-103, en el Valle del Matachel (Badajoz).

El lince ibérico, el felino más amenazado del planeta, cuenta con 483 ejemplares repartidos por Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y Portugal, según el último censo, que data de 2016. Este año han nacido 45 ejemplares en la red de centros de cría del programa de conservación ex-situ del lince ibérico, 38 de los cuales seguían vivos según el último balance, del 7 de junio.

Noticia publicada en elpais.com

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here