Al hecho de que sea raro ver a estas ballenas comiéndose a un tiburón, se une lo complicado que es observarlas alimentándose. Dado que generalmente comen peces y calamares, solo se pueden alimentar bajo la superficie, pero parece que esta vez la excepción confirma la regla. Las imágenes tienen un gran valor científico, especialmente a la hora de arrojar nuevos datos sobre los hábitos de caza de las ballenas asesinas.


7 de Julio de 2017

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here