Las imágenes han sido tomadas por un equipo de científicos del Instituto Oceanográfico Woods Hole. Gracias a ellas podemos ver lo que, según parece, es un gran tiburón blanco durmiendo. Para filmarlo tuvieron que esperar a que cayera la noche y bajar hasta las profundidades del océano que rodea la isla de Guadalupe, próxima a las costas de California. Como dato curioso, el equipo que lo filmó asegura que el escualo sigue nadando a pesar de estar dormido, y avanzaba a una velocidad de tres kilómetros por hora. Su boca, al igual que nos sucede a veces a los humanos, permanecía abierta y él en estado catatónico, como somnoliento. Este documento gráfico es valiosísimo porque da pistas a la comunidad científica sobre la forma en la que descansan estos animales, algo totalmente desconocido hasta la fecha.


16 de Enero de 2018

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here