Cuando el hambre llama a tu puerta ni la altura es un obstáculo y este jabalí tenía claro que esa noche no se metía en el encame sin cenar…

Por Carlos Vignau

jabalí

Si hay algún animal en la naturaleza capaz de adaptar su alimentación al entorno con tal de llenar su panza ese es el jabalí. Los cazadores sabemos que una siembra de trigo, un maizal en su punto o una dehesa cargada de bellotas son su menú soñado pero también que estos animalitos no le hacen ascos a nada.

Son muchos los vídeos que circulan por las redes sociales de jabalíes alimentándose de carroña, ciervos muertos o incluso algún congénere. Sin embargo, otra de las perdiciones cochineras más extendidas son las frutas.

En el siguiente vídeo verás a un jabalí que demuestra ser más listo de lo que pensamos. Gracias a una cámara de fototrampeo colocada en el lugar idóneo, podemos observar como el cochino hace acto de presencia atraído por las ciruelas que aún cuelgan de las ramas del frutal.

Como la paciencia no es una de sus características principales si de comer hablamos, en lugar de esperar a que caigan de maduras, el jabalí pega un brinco, engancha el fruto con la boca y lo arranca de cuajo.

Aquí tienes las impactantes imágenes:

Otro jabalí más listo que el resto

Pocas cosas en esta vida son capaces de detener a un jabalí con el estómago vacío. Cuando las tripas empiezan a rugir, ni las vallas metálicas, ni los pastores eléctricos paran las pezuñas de estas bestias.

En este caso, el jabalí protagonista del vídeo sintió una atracción fatal por un comedero lleno de grano para aportar alimento a perdices y conejos. El jabalí no lo pensó dos veces y lo zarandeó hasta reventar el cubo y hacer salir el grano.

Una vez con el alimento en el suelo, el jabalí lo devora como si no hubiera comido en semanas.

Aquí tienes el vídeo, recogido por una cámara de fototrampeo:

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.