Una garcilla bueyera devora una pollada de perdiz al completo

perdiz pollos

Un agricultor filmó en las cercanías de la localidad de Porzuna (Ciudad Real) y desde su tractor a esta garcilla bueyera devorando una pollada de perdiz. Ni sus gritos pudieron evitar el trágico banquete…

Por Carlos Vignau

pollada perdiz

Este vídeo es de esos convertidos en viral por los cazadores de toda España. En él se puede ver a una garcilla bueyera comiendo pollos de perdiz en una siembra. El impactante vídeo fue grabado por un agricultor en las cercanías de la localidad de Porzuna (Ciudad Real).

En las imágenes se puede apreciar cómo la garcilla atrapa a un pollo de perdiz e intenta digerirlo con absoluta tranquilidad, a pesar de que tiene al agricultor dando voces a escasos metros y con el tractor en marcha. Ni se inmuta ante el sonido del claxon ni de los gritos del humano, sino que sigue su ritmo comiéndose el perdigón. La garcilla bueyera es un animal protegido y que tiene pocos predadores, aunque otras aves y mamíferos suelen saquear sus nidos. 

Este es el vídeo que está circulando por las redes sociales.

<

Otros pollos más afortunados

La primavera es sinónimo de vida para nuestro campo. Las jabalinas cuidan de sus rayones, las corzas de sus corcinos y cómo no, nuestra perdiz hace lo propio con sus pollos.

Las perdices son madres abnegadas, capaces de permanecer inmóviles el tiempo que haga falta si la vida de su prole está en juego.

En el vídeo observamos a un hombre que poco a poco va acercándose a una perdiz aplastada en una siembra. A medida que el hombre avanza, podemos ver cómo la perdiz tiene las alas entreabiertas. Algún tesoro esconde bajo su plumaje.

El hombre, en lugar de conformarse con haber visto una perdiz en plena primavera, continua con su acercamiento hasta que el ave no tiene más remedio que levantarse y huir, descubriendo a sus pollos que la siguen veloces.

Molestar a una perdiz con sus pollos, toda una imprudencia

Tenlo claro: si los ves, ni te acerques. Uno de los grandes peligros para las perdices es que encontremos sus nidos o los pollos recién nacidos. Recuerda: nunca debemos acercarnos a ellos y mucho menos llegar a tocarlos –si es que se dejan coger–, ya que podríamos provocar que sus progenitores los rechazaran.

Si quisiéramos seguir la evolución de la puesta o el día a día de los pollos de nuestro coto una opción es recurrir a una cámara de fototrampeo. Así podremos disfrutar del ‘espectáculo’ sin poner en riesgo a nuestra reina del campo.