Fabrica tu propio bebedero de perdices a prueba de jabalíes

jabalíes

A los jabalíes les gusta meterse donde no les llaman, como en los puntos de agua que hemos preparado para mimar a nuestras perdices. Córtales el paso.

Por Edu Pompa

jabalíes

Limpia la zona

Retiraremos el pasto y los pequeños arbustos alrededor del bebedero para que los animales no recelen de él y se sientan seguros al contar con una vía de escape ante el ataque de sus predadores.

Realiza un taladro en el bidón

Aquí colocaremos la válvula después de retirar su mecanismo interior: sólo la utilizaremos como conexión entre el bidón y la pileta a través de la goma de butano.

Únelo a la pileta…

…con los alicates y un par de alambres. Colócala en horizontal –utiliza el nivel– y algo más baja que el bidón para que la diferencia de altura ayude a la salida del agua.

Rellena el depósito y fija el bebedero

Dotará de mayor resistencia al bebedero de perdices. Después será el momento de comprobar la salida del agua: debes asegurarte de que no rebose.

Instala el mallazo rodeando el bebedero

Para sostener la estructura utiliza las cuatro varillas de ferralla formando un cuadrado alrededor del conjunto. Las perdices podrán llegar al agua  mientras que a los jabalíes o al ganado no les resultará tan sencillo probarla.

Cubre el bebedero con ramas del entorno

Lo mejor es brezo u otros elementos naturales para camuflarlo en el entorno. Es fundamental que lo hayas colocado en un lugar accesible para facilitar las imprescindibles tareas de mantenimiento.

Un enorme jabalí asalta el comedero de unas perdices

Pocas cosas en esta vida son capaces de detener a un jabalí con el estómago vacío. Cuando las tripas empiezan a rugir, ni las vallas metálicas, ni los pastores eléctricos paran las pezuñas de estas bestias.

En este caso, el jabalí protagonista del vídeo sintió una atracción fatal por un comedero lleno de grano para aportar alimento a perdices y conejos. El jabalí no lo pensó dos veces y lo zarandeó hasta reventar el cubo y hacer salir el grano.

Una vez con el alimento en el suelo, el jabalí lo devora como si no hubiera comido en semanas.

Aquí tienes el vídeo, recogido por una cámara de fototrampeo: