Trofeos
Colmillos de elefante requisados en la Aduana de Bangkok (Tailandia) NARONG SANGNAK (EFE)

El gobierno de Trump impulsará el rentable negocio del comercio de marfil permitiendo el tráfico legal de cuernos y cabezas de elefantes procedentes de Zimbabue y Zambia.


17 de Noviembre de 2017

Las organizaciones que se dedican a la defensa de las especies protegidas se echan a la cabeza, tras ver como el presidente Donald Trump se ha puesto del lado de cazadores como sus hijos. El Servicio de Pesca y Vida Salvaje de Estados Unidos confirmó este miércoles que permitirá las importaciones de cabezas de elefantes y leones, dos especies incluidas en las listas de animales en peligro, desde Zambia y Zimbabue.

El magnate republicano da así un nuevo paso para distanciarse de las políticas adoptadas por Barack Obama. El demócrata impuso durante la recta final de su mandato una serie de medidas legales para frenar el comercio de marfil, entre las que se encuentra la prohibición de vender este artículo de lujo a nivel interestatal. Para darle más relevancia, lo anunció durante una visita oficial a Kenia.

EE UU era en el momento de adoptarse la normativa el segundo mayor mercado de marfil del mundo, por detrás de China. La nueva reglamentación no solo aumenta las restricciones a la importación de piezas de marfil, es muy específica en el caso de los elefantes africanos salvajes. La medida trataba así de dificultar la caza furtiva y cerrar las lagunas legales que hacían de puerta trasera al mercado negro.

La agencia estadounidense precisa ahora que la caza deportiva, cuando es legal y está bien regulada, “puede beneficiar a la conservación de ciertas especies” si forma parte de un programa que incentive a las comunidades locales a proteger de los animales protegidos. La declaración añade que al mismo tiempo generará retornos financieros que se pueden destinar a la conservación.

Eric Trump y Donald Trump Jr. desataron la polémica en la campaña electoral con unas fotos posando cuando estaban de cacería en África. Se les veía con cadáveres de antílope, leopardo, búfalo y cocodrilo gigante. Había una en particular en la que se veía a Donald cogiendo una cola de elefante y un cuchillo. El padre les defendió y aprovechó para decir que es un creyente del derecho a la posesión de armas.

La Asociación Nacional del Rifle, que apoyó la candidatura del presidente Donald Trump a las presidenciales, aplaudió la decisión de levantar la prohibición a las importaciones de trofeos de caza. Considera que se está dando así “un paso significativo para reconocer la caza como una herramienta para la gestión de la vida salvaje” y señala que la conservación debe hacer usando pruebas científicas.

“Una conducta lamentable”, responden desde The Elephant Project, que recuerda que a diario mueren un centenar de paquidermos en todo el mundo. La organización WWF —fondo para la protección de la naturaleza— señala que se producen precisamente más “carnicerías” de elefantes y otras especies en peligro en las zonas donde se permite la caza deportiva. “Chocante”, lamentan desde The Humane Society.

Noticia publicada en elpais.com

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here