Se trata de una enorme iguana procedente de Isla Caimán. Cuando su dueño la llama al llegar a casa del trabajo, el reptil va hacia él corriendo, exactamente como si de un perro se tratara. ¿No te lo crees? Mira el vídeo.


2 de Agosto de 2017

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here