Este bonito macho de ciervo decidió dar su merecido al reclamo de un cazador colocado en el campo, mostrando su gran territorialidad.

Por Carlos Vignau

ciervo

La territorialidad de los cérvidos es legendaria. Venados, corzos, gamos o, como en este caso, ciervos de cola blanca, no son amigables cuando consideran que un rival ha invadido sus dominios y no dudan en pelear con él hasta expulsarlo.

Esto fue exactamente lo que debió pensar este ciervo que, en una de sus rondas de reconocimiento, se dio de bruces con un ‘ciervo’ similar a él.

El reclamo de plástico de un cazador confundió al ciervo que no tardó ni dos segundos en embestir como el mejor de los toros de lidia para mostrar su autoridad. La cara del cazador viendo cómo un envalentonado venado destroza su juguete debió ser un poema pero lo que está claro es que cumplió el objetivo de atraer a los machos de la zona.

Desde luego, el realismo de este tipo de cimbeles está fuera de toda duda…

Una pelea entre ciervos de carne y hueso

Los ciervos suelen ofrecer a los cazadores espectaculares imágenes cuando entran en celo. Cada macho ve a los demás como un enemigo potencial capaz de arrebatarle sus hembras.

En este vídeo vemos a dos ciervos de cola blanca chocando sus cuernas de forma brusca. Uno de ellos es superior en tamaño y kilos y se impone a su rival.

Tanto es su ímpetu que cuando consigue doblegar al enemigo humilla hasta arrastrar el morro por el piso y clava sus cuernos. Esta acción provoca un efecto palanca que levanta el cuerpo del venado por los aires.

Ahí tienes el sorprendente vídeo:

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.