Lluvias
ÁLVARO BALLESTEROS

Los cazadores señalan que el buen tiempo evitó la propagación de enfermedades e incrementó las crías.


25 de Noviembre de 2017

Un verano seco y un otoño sin apenas lluvias y con temperaturas agradables ha tenido un resultado beneficioso para algunas especies como el conejo y la perdiz en los montes de Pontevedra y su entorno. Al menos esta es la percepción de los cazadores, que destacan que este año tienen la impresión de cierta mejoría en la abundancia de caza menor en varios lugares de la comarca.

El presidente de la Federación de Caza de Pontevedra, Francisco Couselo, explicó que la falta de lluvias es beneficiosa para la cría de las especies de caza menor porque encuentran condiciones más adecuadas para reproducirse. Precisó que las lluvias torrenciales arrasan con los nidos de las perdices y la humedad en el ambiente propicia la difusión de enfermedades del conejo. Como este año el ambiente ha sido seco, la repercusión es mucho más favorable para estas especies.

En este sentido, el presidente provincial de los cazadores resaltó que es muy importante la planificación de cada tecor. Couselo indicó que en aquellos ámbitos donde se han realizado repoblaciones se notará más un incremento de estos animales. Sin embargo, enfatizó que en aquellos tecores que no se han hecho esfuerzos este escenario será menor.

En cuanto a la actividad propia de la caza, Couselo indicó que la sequía hace más difícil el seguimiento de las presas por parte de los perros porque dificulta el rastreo. Asimismo, la federación provincial no ha recibido alertas, por otra parte, de que la falta de lluvias haya perjudicado la actividad habitual de la fauna salvaje.

El presidente de la sociedad de caza O Coirego, de Cerdedo-Cotobade, Justo Alborja, también destacó que este año la seca ha mejorado el estado de la caza menor. En el caso de los montes de este tecor resaltó que han detectado la crianza de perdices en este entorno.

Sin buitres en el Suído

Por su parte, este otoño llama la atención la ausencia de los buitres en la Serra do Suído, en A Lama. Las aves carroñeras visitaron el espacio montañoso pontevedrés en los últimos años de forma bastante puntual y en gran número de ejemplares. Sin embargo, este año no se han dejado ver sobrevolando los montes de A Lama, según confirmó Couselo, sin que se sepa la razón.

Noticia publicada en lavozdegalicia.es

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here