El oso incluso mordió la rueda trasera derecha de uno de los coches. Los gritos de pánico de una de las integrantes del vehículo ponen los pelos de punta.

Por Carlos Vignau

oso

Un animal salvaje es del todo imprevisible. Puede parecer tranquilo en ocasiones, incluso hasta dócil pero su instinto es difícil de controlar y si se siente amenazado no dudará en contestar a la afrenta.

No sabemos qué es lo que sucedió en el siguiente vídeo pero desde luego es de esas experiencias que es mejor no vivir. En las imágenes vemos a dos vehículos todo terreno y a un enorme oso atacando en plena noche.

Con medio cuerpo en los bajos del coche no deja de zarandearlo y de morder la goma del neumático trasero. Mientras, la escena es filmada desde otro coche. Los gritos de una de las integrantes del vehículo son sobrecogedores.

El conductor del segundo coche decide salir de ahí marcha atrás pero el oso no se lo pone fácil y comienza a perseguirles por el camino.

Estas son las impactantes imágenes:

Una impactante pela de osos

Sencillamente espectacular. Así es como podemos describir este vídeo que muestra la pelea de dos osos en medio de un bosque.

No sabemos a qué distancia están grabadas estas tomas pero esperemos que el cámara contara con un teleobjetivo potente porque como haya vivido semejante escena cerca todavía debe estar temblandoUn encuentro con estos animales no se olvida fácilmente.

En el vídeo vemos a dos osos de gran tamaño, que se encuentran entre los troncos de los árboles. Nada más verse comienzan a acercarse mutuamente con actitud amenazadora.

Cuando están a punto de juntar sus enormes cabezas, se levantan sobre sus patas traseras y comienzan a repartirse estopa. Con ambas bocas abiertas los osos comienzan a medir las distancias mientras que con las zarpas tratan de amarrar a su oponente como si de un combate de MMA se tratara.

Una pelea en primera persona

Uno de los dos osos parece ligeramente más grande y cuando detecta un instante de flaqueza en su adversario se lanza con furia por él. Empieza a golpearle con las garras hasta que lo tumba y se tira encima.

Después de unos segundos de forcejeo, el oso derrotado se levanta, empieza a recular y con la cabeza gacha se aleja poco a poco. El vídeo termina ahí pero parece que el oso más ‘pequeño’ de los dos ha aprendido la lección.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.