El vídeo definitivo para ubicar las zonas vitales de un ciervo en diferentes posiciones

ciervo

Con este fabuloso montaje puedes descubrir dónde se ubican los puntos débiles de un ciervo en pleno movimiento. Toma buena nota.

Ponte en situación. Llevas horas de rececho persiguiendo un bramido en lo más profundo del monte. Un ciervo se guarece entre los árboles pero no eres capaz de adivinar su silueta.

Estas cansado y cuando las fuerzas están a punto de agotarse, tu ciervo sale a un claro y comienza a berrear. Es el momento de la verdad. Te apoyas en un tronco, calmas tu respiración pones la cruz encima del ciervo y disparas.

Unas pocas gotas de sangre te indican que el venado está herido pero la ubicación del tiro no es la correcta. Después de horas de trabajo y esfuerzo, has tirado la oportunidad por la borda por no colocar la bala en una zona vital.

Puedes evitar esta pesadilla si tomas nota a lo que vas a ver en el siguiente vídeo. Se trata de un montaje en el que aparece un ciervo berreando en campo abierto. Sin detener el vídeo, se sobrepone una infografía ene l cuerpo del animal en el que se indica dónde están sus pulmones, el corazón y el cuello.

Una auténtica radiografía en directo, puesta al servicio de los cazadores. Después de esto si que no tienes excusas.

Flechas a 70 metros por si te cruzas con un ciervo cazando con arco

Le has visto pasear su arco por las cordilleras más extremas del planeta Tierra. Tures, íbex, rebecos, muflones, venados, corzos… no hay animal que se resista a los filos voladores de Pedro Ampuero pero… ¿cómo se llega a cazar con arco de esa forma?

Evidentemente, como todo en la vida, el esfuerzo y el tesón son parte imprescindible para que un trabajo llegue a buen puerto. Puedes ser un fantástico cazador o un experto montañero, que si no entrenas y practicas la caza con arco no serás capaz de enganchar un melón a más de 40 metros.

En este fantástico vídeo, filmado por el propio Ampuero a cámara lenta, podemos comprobar la dificultad que entraña un tiro a 70 metros de distancia.

La parábola que realiza la flecha en su vuelo hasta el objetivo es sencillamente espectacular. Imagina lo que debe ser hacer un disparo así, después de seis días en la alta montaña y con las pulsaciones disparadas…

Todo un reto, sólo al alcance de unos pocos.