Dos ciervos se pelean hasta que un tercero pone fin a la disputa

ciervos

Dos machos de ciervo medían sus fuerzas en un comedero pero la paciencia de otro macho se agotó rápidamente y acabo con el duelo en un segundo.

Por Carlos Vignau

ciervos

Las peleas entre machos de ciervo son bastante habituales, sobre todo a las puertas de la época de celo. Sus enfrentamientos están cargados de fuerza y potencia, ya sean dos ciervos ibéricos en plena dehesa extremeña o, como en este caso, unos ciervos de cola blanca en Estados Unidos.

En la escena podemos ver cómo dos jóvenes machos de ciervo de cola blanca batallan chocando sus cuernas una y otra vez. Normalmente este tipo de duelos suelen acabar cuando uno de ellos es superior al otro y sale victorioso del envite pero en este caso el final es distinto.

Mientras los dos púgiles tratan de derrotar a su oponente, un tercero con el que nadie contaba arremetió contra uno de ellos con violencia poniendo punto y final a la lucha y quedándose con el comedero para él solito. Y es que con las cosas de comer no se juega…

Una pelea de ciervos con voltereta incluida

Los ciervos suelen ofrecer a los cazadores espectaculares imágenes cuando entran en celo. Cada macho ve a los demás como un enemigo potencial capaz de arrebatarle sus hembras.

En este vídeo vemos a dos ciervos de cola blanca chocando sus cuernas de forma brusca. Uno de ellos es superior en tamaño y kilos y se impone a su rival.

Tanto es su ímpetu que cuando consigue doblegar al enemigo humilla hasta arrastrar el morro por el piso y clava sus cuernos. Esta acción provoca un efecto palanca que levanta el cuerpo del ciervo por los aires.

Ahí tienes el sorprendente vídeo: