Así se dispara a un jabalí a la carrera entre los árboles

disparo
Lance entre árboles

Un lance a la carrera es complicado, y si además le añadimos decenas de árboles tapando el blanco de manera intermitente, la cosa se pone difícil. Te explicamos qué debes hacer para dar en el blanco.


Redacción Cosas de Caza y Pesca

El tiro de montería es muy variado. En la geografía española hay diferentes tipos de paisajes, y en casi todos se celebran este tipo de cacerías. El tiradero que se puede encontrar al llegar al puesto es una sorpresa y en muchos casos supone un reto para el cazador.

El postor suele dar indicaciones cuando coloca al montero, y es entonces cuando observa la zona y se hace una idea de los posibles disparos que puede realizar.

Un disparo muy complicado es el que se realiza a la carrera entre los troncos de un monte espeso. El animal se va tapando y destapando, añadiendo ese punto más de dificultad.

Visor de pocos aumentos

En este caso concreto, se debería prestar atención a tres elementos: el animal, los árboles que tiene frente a él, y el espacio que le queda por recorrer dentro del tiradero. Los visores ideales para esto son los de punto rojo, o los de pocos aumentos, porque ofrecen más campo de visión.

Muchas veces los troncos reciben el impacto, y en ese caso de deben templar los nervios e intentar repetir los disparos en la medida de los posible. Si por suerte hay alguna zona más despejada, lo mejor es no precipitarse.

Hay que dejar cumplir a la res para que no cambie de trayectoria y aprovechar la parte más abierta para tirar, aunque solo tengamos una oportunidad. Si se forma un tiroteo cuando entra el animal, éste acelerará su carrera y todavía será más complicado un lance con garantías. Y todo esto puede ser de utilidad en un puesto de monte bajo, aunque muchas veces este tipo de vegetación no para la bala y puede ser más fácil acertar.