Carpas

Los Mossos d’Esquadra y la Policía Local de Alcarràs (Lleida) han detenido a dos personas e identificado a otras tres acusadas de pescar furtivamente cerca de 1.000 kilos de carpas y siluros en la cuenca del río Segre, mediante redes de captura masiva y descargas eléctricas.


18 de Marzo de 2018

Según ha informado la policía catalana, los dos presuntos pescadores furtivos fueron sorprendidos en dos ocasiones entre los días 7 y 9 de marzo cuando viajaban en una furgoneta en la que llevaban sacos llenos de pescado, barcas hinchables y utensilios de pesca prohibidos.

Concretamente, los detenidos fueron sorprendidos el pasado 7 de marzo, en un patrullaje preventivo de la policía local de Alcarràs, cuando llevaban cinco sacos con más de un centenar de carpas y dos siluros de 75 centímetros cada uno, que pesaban en total 500 kilos.

Dos días más tarde, los agentes interceptaron a otra furgoneta en la que los dos detenidos -junto a las tres personas identificadas- habían cargado dos baterías eléctricas para pescar y llevaban dos sacos con 25 carpas y 14 siluros, con un peso de más de 400 kilos.

Los Mossos d’Esquadra detuvieron a los pescadores que habían sido sorprendidos dos veces, como presuntos autores de un delito contra la flora y la fauna, y han abierto una investigación para averiguar si pretendían comerciar con los ejemplares capturados ilegalmente. EFE

Noticia publicada en lavanguardia.com

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here