Consigue grabar a un oso con su cámara trampa en la montaña leonesa

oso

El cazador y amante de la naturaleza Ignacio de Lucio es un experto del fototrampeo y lanza una pregunta: ¿cuántos osos hay realmente?

Por Carlos Vignau

oso

Su presencia cada vez más habitual en los montes del norte de España es un hecho irrefutable. Los vídeos de encuentros con estos animales en fincas, carretera o incluso pueblos, ponen de manifiesto que el oso se aleja paulatinamente de la situación límite en la que se encontraba hace tan solo unos años. 

Para muestra, un botón: el cazador y amante de la naturaleza Ignacio de Lucio ha compartido unas imágenes fantásticas en sus redes sociales. Gracias a una cámara trampa ha conseguido filmar a un oso a medio día, con el sol en todo lo alto y lanza la siguiente reflexión: 

“¿Cuántos osos hay realmente? Hace menos de una década, la presencia de osos en la comarca, era poco habitual y casi siempre, por un corto periodo de tiempo debido a la gran movilidad territorial del plantígrado.

Ahora parece que su espacio en el monte se les queda corto y cada vez se acercan más a los pueblos o permanecen más establecidos en algunas zonas.

La sobrepoblación de osos en algunos valles empieza a ser realidad. Localicé a este joven oso a principios de junio y casi tres meses después, sigue en un valle que no llega a los tres kilómetros de longitud.”

Así de espectacular es la pelea entre dos osos

Sencillamente espectacular. Así es como podemos describir este vídeo que muestra la pelea de dos osos en medio de un bosque.

No sabemos a qué distancia están grabadas estas tomas pero esperemos que el cámara contara con un teleobjetivo potente porque como haya vivido semejante escena cerca todavía debe estar temblandoUn encuentro con estos animales no se olvida fácilmente.

En el vídeo vemos a dos osos de gran tamaño, que se encuentran entre los troncos de los árboles. Nada más verse comienzan a acercarse mutuamente con actitud amenazadora.

Cuando están a punto de juntar sus enormes cabezas, se levantan sobre sus patas traseras y comienzan a repartirse estopa. Con ambas bocas abiertas los osos comienzan a medir las distancias mientras que con las zarpas tratan de amarrar a su oponente como si de un combate de MMA se tratara.

Una batalla en primera persona

Uno de los dos osos parece ligeramente más grande y cuando detecta un instante de flaqueza en su adversario se lanza con furia por él. Empieza a golpearle con las garras hasta que lo tumba y se tira encima.

Después de unos segundos de forcejeo, el oso derrotado se levanta, empieza a recular y con la cabeza gacha se aleja poco a poco. El vídeo termina ahí pero parece que el oso más ‘pequeño’ de los dos ha aprendido la lección.