Estas son algunas de las precauciones que debes tomar si quieres consumir la carne de un jabalí cazado por ti mismo. Toma nota.

Por Ciencia y Caza

jabalí

Es más que recomendable realizar una prueba de triquina para evitar riesgos innecesarios, dado que el proceso de congelación no garantiza al cien por cien que la carne de jabalí esté libre del parásito. 

Cuidado con la carne de jabalí cruda

En caso de que el jabalí sea portador del parásito el consumo de su carne cruda –embutidos y jamones– incrementa de forma muy notable el riesgo, puesto que ni los adobos ni el proceso de curación de estos productos inactivan completamente a la larva del parásito.

¿En qué consiste el análisis?

Simplemente hay que coger muestras de los pilares del diafragma o de los músculos maseteros, la lengua o los músculos abdominales. Estas muestras han de ser analizadas por un veterinario autorizado que determinará en muy poco tiempo si hay presencia o no del parásito. El precio de estos análisis varía en función de la comunidad autónoma y el profesional en cuestión, pero por lo general oscila entre 20 y 30 euros. Las propias comunidades acreditan a los profesionales que pueden realizar dicho análisis, y dar con resulta sencillo: no olvides que esta prueba también es obligatoria para los cerdos domésticos.  

¿Qué pasa si contraigo triquinosis?

La enfermedad en el ser humano suele cursar con dolor en los músculos, fiebre y dolor de cabeza, junto con síntomas digestivos como diarreas, vómitos y un fuerte dolor de estómago. Los músculos son los principales afectados, pero en casos graves también pueden verse perjudicados el cerebro y el corazón. Hay que tomar anti-parasitarios antes de que las larvas se asienten en los músculos. También es importante aliviar el dolor muscular mediante analgésicos, sin olvidar que también será necesario tratar las infecciones intestinales. También pueden producirse reacciones alérgicas, como sucede con el anisakis del pescado. Los quistes de las larvas se inactivan con el tiempo, lo cual supone el fin de los dolores musculares. Como dato curioso, la sensación de tener ‘arenilla’ en los ojos parece ser un síntoma frecuente.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.