Un conductor tiene un terrorífico encuentro con un lobo en mitad de la noche

Lobo encuentro
Imágenes del lobo / CC Youtube

Un enorme y majestuoso lobo protagonizó el terrorífico encuentro que captó en vídeo por un conductor. Consiguió grabar al imponente animal que no parecía temer a la presencia humana.


Redacción Cosas de Caza y Pesca

Esta persona conducía por el parque de Yellowstone, en mitad de la noche y mientras caía una copiosa nevada. Al ver un animal en la calzada detuvo el vehículo y se puso a grabar. Se trataba de un gigantesco lobo, de pelaje oscuro.

El animal caminó frente al coche, curioseando. Las luces cegaban al cánido, que no parecía dar señales de temor. Dio varias vueltas guardando una distancia prudencial, y finalmente desapareció en la oscuridad. Sin duda tuvo que ser una gran experiencia para esta persona, que disfrutó de un encuentro espectacular con este animal.

Sin embargo, los animales salvajes no entienden de carreteras ni normas de seguridad vial. En especial, en zonas de montaña y bosques, donde habitan más densidad de especies salvajes, se corre riesgo de accidente. En especial, la noche es más peligrosa, puesto que la mayoría de estos animales tienen costumbres nocturnas.

Velocidad limitada

En algunos espacios naturales protegidos, que albergan especies en peligro de extinción, suele limitarse la velocidad en las vías que atraviesan la zona. Un ejemplo de ello lo tenemos en la zona de Andújar, donde existe la mayor población de lince ibérico del mundo. Diferentes señales viales informan y limitan la velocidad para evitar atropellos.

Además, conducir en la noche por zonas de tránsito habitual de animales salvajes, aunque no exista una limitación específica, es peligroso. En España se producen miles de accidentes con la fauna. Entre ellos, numerosas personas resultan heridas y algunas muertas.

La poca visibilidad aumenta el tiempo de reacción, y muchas veces ya es tarde para frenar. Si esto ocurre, jamás se debe pegar volantazo, sino intentar frenar y esquivar en la medida de lo posible al animal. Salirnos de la vía puede tener peores consecuencias.