Un buen par de botas de cuero pueden durar varios años si las cuidas bien después de cada salida de caza. Aquí tienes algunos consejos para su mantenimiento.

Por Carlos Vignau

botas de caza

Muchos seguimos teniendo un par de botas de caza de piel o cuero que seguimos usando en cada montería. Seguramente sean mucho menos prácticas que las que tienen Gore-Tex y suelas Vibram pero a este tipo de calzado le envuelve algo de romanticismo.

Y es que pisar le monte con unas botas de cuero curtidas en mil batallas tiene un encanto innegable, pero para eso has de cuidarlas a la perfección. Para mantenerlas adecuadamente, sigue estos tres pasos.

Límpialas después de cada cacería

La primera razón (y posiblemente la más importante) es que a tu pareja no le va a gustar demasiado que llegues a casa soltando pelotas de barro por el salón. Olvidando los motivos familiares, si no cuidas el cuero es probable que se cuartee y acabe agrietándose.

Lo primero en la lista de tareas de mantenimiento de unas botas de caza es usar un buen cepillo cuando llegues a casa para quitar toda la suciedad y otros residuos.

Para eliminar restos de grasa o aceite, espolvorea bicarbonato o harina en la zona, frota suavemente con un trapo húmedo y déjalo reposar durante la noche. Más tarde, limpia las botas con un paño suave. Para otro tipo de manchas de origen desconocido, puedes intentar usar un viejo remedio americano: mezcla a partes iguales zumo de limón y cremor tártaro (un polvo blanco, inodoro que se obtiene de los sedimentos que se producen con el envejecimiento del vino), aplícala en el área manchada y deja reposar durante media hora. Luego, usa un paño húmedo para quitar la pasta.

Aquí puedes comprar un cepillo por un precio de 9,91 euros en Amazon.

Aplica un acondicionador para cuero

El cuero es piel, y la piel necesita algún tratamiento para mantenerse flexible y fresca. Por eso el acondicionamiento de las botas de cuero es un paso importante después de la limpieza. Frota un aceite o cera acondicionadora, como la conocida grasa de caballo, hecho específicamente para el cuero con un paño suave y seco. Asegúrate de cubrir bien todas las superficies de cuero y no dejes pasar ninguna mancha pequeña que pueda convertirse en un problema en el futuro. Deja que se sequen bien antes de pasar a la impermeabilización.

Puedes comprar un bote de grasa de caballo por 5,99 euros en Amazon.

Haz que sean impermeables

El siguiente paso es impermeabilizar las botas de caza para que nuestros pies permanezcan secos durante los días de lluvia. Para ello, puedes aplicar tratamientos de impermeabilización con cera en el cuero de la bota, como si estuvieras encerando tu coche.

A algunas personas les gusta usar selladores de silicona en aerosol que son igualmente efectivos y algo más fáciles de usar. Es fácil de aplicar, pero la desventaja es que este producto tiende a desgastarse rápidamente y necesitan ser aplicados más a menudo.

Puedes adquirir un spray para impermeabilizar calzado, por 9,90 euros a través de Amazon.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.