Si quieres echar una mano a las perdices o jabalíes de tu coto de caza toma nota de los siguientes modelos. Son los más eficaces.

Por Edu Pompa

perdices jabalíes

Comerdero de bidón para perdices

Puedes fabricarlos tú mismo. Sólo necesitas un bidón o cubo de plástico y realizar, con una radial, unos cuatro o cinco cortes en el canto inferior para que las perdices puedan sacar el grano con su pico –llenarlo con trigo es perfecto–. Suspendido en la rama de un árbol o sobre un par de ladrillos –de modo que quede a una altura de entre 15 y 20 centímetros–, será perfecto en aquellos eriales o zonas de monte bajo donde las perdices disponga de menos oferta de alimento. Es el comedero para menor más económico y sencillo de instalar y mantener. Coloca uno cada 30 hectáreas –o 20 en zonas con pocas siembras–, y revísalo semanalmente. 

perdices
El comedero de bidón es perfecto para las perdices.

Con alfalfera o tolva

Imprescindible, sobre todo en aquellos terrenos donde las fuertes nevadas pueden dejar a los animales varios días sin comida. Fabricados en acero laminado o madera, algunos modelos incorporan un techo o están diseñados específicamente para una especie. En su parte central cuentan con una alfalfera de varillas lisas o tolva donde colocar el forraje o pienso para nuestros ungulados. Bastará colocar uno cada 100 o 200 hectáreas –nunca cerca de carreteras ni visible desde los caminos–, según la densidad de reses y la oferta de alimento de tu coto. 

La tolva es ideal para las zonas de nevadas constantes.

Comedero automático para jabalíes

Se componen de un bidón o recipiente y un dispensador automático que, colocado en su parte inferior, dispersa el grano las veces y el tiempo que lo programemos. Instalaremos uno cada 100 o 200 hectáreas, y son muy eficaces para cebar fincas cochineras y mantener las piaras en las manchas a la hora de organizar una montería. Además, al ser programables nos ayudará a ahorrar alimento, todo lo contrario a los bidones de suelo con agujeros donde una piara una noche puede vaciarlo y dejar sin comida al resto hasta nuestra visita. Junto a una cámara de fototrampeo, es perfecto para censar jabalíes y saber en qué estado se encuentran sus poblaciones. 

jabalíes
El comedero automático es la mejor opción para los jabalíes.

Bebedero de pila para caza menor

Están formados por un bidón conectado a una pileta de hormigón o plástico con una boya que actúa cuando beben los animales rellenándolo de nuevo. Es muy económico, pero hay que vigilar de cerca la regulación de la boya para evitar que se vacíe. Coloca uno cada 25 o 50 hectáreas y en verano revísalo semanalmente. Al instalarlo, procura que la pileta quede a la sombra de algún arbusto pero lejos de un árbol que lo convierta en el perfecto puesto de espera para las rapaces. Pensados para cotos de caza menor, si en el nuestro hay jabalíes debemos protegerlo rodeando su perímetro con una malla metálica permeable para perdices, conejos o liebres –por ejemplo, un mallazo de ferralla–.

Este tipo de bidones facilitan el aporte de agua a la caza menor.

Bebedero de lluvia

Su funcionamiento es simple: una plataforma recoge el agua de lluvia que después se almacena y dispensa a través de una pileta similar a la del modelo anterior. Son los que menos mantenimiento necesitan… excepto en épocas de sequía, cuando tendrás que rellenarlos. Ideales para aquellas zonas frecuentadas por los amigos de los ajeno al ser más grandes, pesados y discretos –’ocultándolos’ tras un muro de piedras, por ejemplo–. Puedes colocar uno cada 150 hectáreas o 300 donde te resulte más difícil revisarlos. Como aspectos negativos, su peso complica su instalación y son algo más caros.

perdices
Cuando llueve, la plataforma recoge el agua y la dispensa a la fauna.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.