Colocan un visor de caza en los bajos de moto de agua para comprobar su resistencia

VISOR DE CAZA

La firma americana Leupold tiene fama de fabricar los visores de caza más resistentes del mundo y esta prueba extrema lo demuestra.

Los elementos de puntería son piezas habituales en el equipamiento básico de todo cazador que se precie. Las nuevas tecnologías y la constante innovación han conseguido que, gracias a un visor de caza moderno, se puedan alcanzar objetivos impensables hace unos años.

El alto grado de tecnología empleado en sus lentes hace que estas herramientas sean extremadamente sensibles y delicadas, exigiendo un cuidado óptimo por parte del usuario.

Sin embargo, la firma americana Leupold siempre ha tenido la fama de fabricar los visores de caza más resistentes del mundo. Tanto es así que la marca del anillo dorado, como se la suele conocer, es uno de los distribuidores habituales de óptica para el ejercito americano.

El vídeo que vas a ver a continuación no es apto para gente sensible. La locura consiste en llevar a un visor de caza al límite, colocandolo en la parte baja de una moto de agua y después de seis horas de humedad y golpes, comprobar su centrado en la cancha de tiro.

Aquí tienes las imágenes de la prueba:

Una moneda a 100 metros gracias a este visor de caza

Claro está que la reputación de la marca Bergara en cuanto a precisión invita a intentar proezas como la siguiente, pero de ahí a conseguirlo va un trecho.

Sin embargo, nada se le ha puesto por delante al experto en armas Iker Ortiz, que con el siguiente disparo demuestra lo que muchos ya sabíamos: si tienes un rifle Bergara, la precisión está garantizada.

Bergara B14 HMR

Este rifle fue lanzado al mercado mundial hace ya tres años, en el Shot Show 2017 de Las Vegas. Como su propio nombre indica, los ingenieros de la marca aunaron las necesidades del cazador y el tirador en un arma que pudiese cumplir con creces con los requerimientos de ambos.

Se trata del primer rifle Bergara que incurre directamente en el campo del tiro de precisión, si bien es perfectamente útil para situaciones de caza en las que su peso de entre 4,1 y 4,8 kilos no nos suponga un problema.

En cuanto a la citada precisión, hemos de apuntar que todas las armas de Bergara salen de fábrica con agrupaciones subMoa e incluyen un blanco de prueba que lo demuestra. De ahí que las pruebas a las que ha sometido el arma Iker, no sean nada descabelladas.

A continuación puedes ver cómo Iker dispara a 100 metros con bípode delantero y sin apoyo trasero en posición de tendido.

Para la prueba eligió munición Lapua Scenar L de 175 grains y un visor Leupold Mark4 8.5-25×50, logrando un grupo de cinco disparos de 1/3 MOA a 100 metros, es decir, inferior a 10 milímetros.

También disparó munición Hornady Match HPBT de 178 grains, comprobando que es igual de precisa que la anterior a la misma distancia. De hecho, durante la prueba, se propuso alcanzar una moneda de 1 céntimo a 100 metros con el cañón frío y tras la puesta a tiro, ejercicio que el HMR ¡también superó con éxito!

Si no lo crees aquí tienes las imágenes a través de las cuales Iker Ortiz analiza el arma y lo somete a un exhaustivo examen: