Codornices salvajes y perros de caza: los mejores lances de media veda

codornices

En este vídeo vemos a un cazador acompañado por su perro de caza: un braco alemán experto en levantar las últimas codornices de septiembre.

Esta claro que para muchos cazadores, la paloma torcaz es la reina de la caza menor de verano. Sus altísimas poblaciones y el gran numero de tiradas que se organizan en España hace que cada vez más aficionados agoten sus días de caza veraniegos persiguiendo a las azules.

Sin embargo, quien tiene el placer de contar con un buen perro de caza siente predilección por la codorniz. Su relativa escasez y las temperaturas infernales que hay que soportar mientras sales a su encuentro hacen que cada lance sea un tesoro que hay que guardar para siempre en la memoria.

En el siguiente vídeo, subido en el canal de YouTube de BO Caza y Pesca, vemos a un cazador pateando el campo en compañía de su perro: un fabuloso braco alemán, que lo muetsra todo.

Hay que destacar que las imágenes fueron rodadas a mediados de septiembre por lo que las codornices que quedan en el campo son las que han burlado las escopetas en días anteriores y son tremendamente complicadas de abatir.

Tal y como el propio autor explica en la descripción: «Ya entrados en septiembre, las únicas codornices que siguen en nuestros campos, son esas que han sido capaces de burlar a cazadores. Todas ellas han sido capaces de adaptarse a las diferentes circunstancias, han logrado seguir con vida y por lo tanto, son las elegidas. Los últimos días no suelen deparar muchos lances pero son algunos de los mejores lances de caza de cada temporada. Así acabamos esta media veda«.

Aquí tienes el vídeo:

Esto es lo que pueden hacer los cazadores para evitar que las codornices se marchen

Es un hecho probado que las poblaciones de algunas especies cinegéticas migratorias, están sufriendo un importante descenso en los últimos años en la Península Ibérica. Al igual que ocurre con otras muchas aves y mamíferos ligados al medio agrario.

Las causas fundamentales de esta situación podríamos centrarlas en un deterioro progresivo del hábitat en sus zonas de cría, en la Península. Además, a los cambios de gestión en sus zonas de invernada, en el norte de África –incremento de regadíos y recuperación de áreas reforestadas fundamentalmente–.

¿Por qué se marchan antes de verano?

Las fechas en las que las codornices realizan sus rutas migratorias vienen marcadas fundamentalmente por la propia ecología de la especie. En los últimos años hemos venido asistiendo a un incremento de temperaturas y a una ausencia de inviernos extremos. Esto provoca que puedan llegar antes animadas por esta ausencia de condiciones adversas.

En cuanto a la fecha de partida, lo que se está observando es que en los territorios codorniceros ‘clásicos’, principalmente localizados en ambas mesetas, las altas temperaturas llegan antes, las sequías se hacen más palpables y las cosechas se adelantan o, incluso, se lleva a cabo una siega de forrajes en verde. De esta forma las codornices se ven obligadas a seguir su camino hacia áreas más frescas y elevadas, aumentando su presencia en zonas de media montaña.

¿Qué estamos haciendo mal con las codornices?

No podemos tratar de mantener cupos pensando en jornadas como las de hace 25 años, cuando las poblaciones de codornices eran mucho más abundantes. Ahora no es posible. Sin embargo, el impacto de una incorrecta planificación es bastante menor que el que provoca la drástica intensificación de la agricultura, el uso de plaguicidas o adelanto en las cosechas.