Las imágenes de este ciervo, olisqueando y lamiendo durante minutos a dos cazadores han corrido como la pólvora a través de las redes sociales.

Por Carlos Vignau

ciervo cazadores

Es de esas cosas que si no llega a haber un vídeo para demostrarlo no hubieras creído jamás.

Este joven ciervo de cola blanca detecta la presencia de dos cazadores. Estos, perfectamente vestidos de naranja flúor y camuflaje, permanecen estáticos. No mueven ni un músculo, sorprendidos con la actitud de animal, que lejos de espantarse por la presencia de los cazadores, parece estar de lo más relajado.

Con la nariz pegada a la tela de las chaquetas comienza a olfatear sin miedo alguno. La situación es tan cómica que los cazadores no pueden evitar sonreír y echar alguna que otra carcajada en bajito, no vayan a molestar a su nuevo amigo.

Un ciervo muy cariñoso con los cazadores

Cuando el ciervo se cansa del chico de naranja la toma con su acompañante. En esta ocasión son sus manos lo que más le llama la atención y empieza a olisquear con fuerza. ¡Tanta es la atracción que se ve obligado a pegar hasta lametones!

No sabemos si el cazador habría comido algún dulce con las manos pero desde luego, este encuentro con un joven ciervo no lo van a olvidar jamás.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.