Este ciervo se coló en pleno celo en un jardín atraído por la silueta de una diana para arqueros a la que no dudó en cortejar. No se esperaba un final así.

Por Carlos Vignau

ciervo

Todos sabemos que el celo de los ciervos provoca en estos una serie de comportamientos de lo más inusuales. Con los ciervos ibéricos observamos cómo los grandes machos abandonan la espesura de sus encames para pregonar sus amoríos a los cuatro vientos.

En este caso, se trata de un ciervo de cola blanca en algún lugar de América que, atraído por una diana para cazadores con arco que simula una ser una hembra, entra en un jardín dispuesto a cortejarla.

El macho se alza sobre la supuesta cierva que, evidentemente, no ofrece demasiada resistencia. Después de unos segundos de pasión, la diana-cierva pierde literalmente la cabeza, ante el asombro de su amante, que permanece alucinando con lo que acaba de ver.

Aquí tienes el desternillante vídeo:

Otro ciervo en celo que fue engañado

La caza con arco exige acercarse mucho a la pieza para poder realizar un disparo efectivo y con garantías. Pero a veces la falta de elementos naturales para esconderse hacen difícil la aproximación.

Este cazador ha realizado un sencillo pero efectivo invento. Se trata de una silueta recortada de un ciervo, la cual ha colocado en la parte delantera de su arco. De esta manera queda oculto y a la vez mantiene encarado el objetivo.

Para poder disparar y apuntar, sin tener que quitar el artilugio y descubrirse, ha dejado un hueco justo para ver y tirar la flecha. Así que con esto y el aire de cara, parece ser que facilita el acercamiento a la distancia idónea.

ciervo

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.