La imagen es, aparentemente, de lo más antiético que cualquier cazador pueda imaginar: un joven apunta con su escopeta a un ciervo cuya cuerna está enredada en una maraña de alambres de un cercón. Pero cuando aprieta el gatillo todo cambia.


4 de Mayo de 2017

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here