Caza un jabalí con unas enormes navajas en una batida de montaña en Huesca

jabalí

El jabalí entró ‘zorreado’ por debajo del puesto y el cazador no dejó pasar la oportunidad de abatirlo de un certero disparo a escasos metros de distancia.

Las batidas de caza de jabalí en el norte del país tienen algo especial. Quizá sea por el entorno único que enmarca cada lance o por el aire de compañerismo que se respira dentro de las cuadrillas pero lo cierto es que quien tiene la suerte de salir de caza en estas zonas repiten.

En el siguiente vídeo puedes disfrutar de un lance soñado por cualquier cazador de jabalí que se precie en un monte de la provincia de Huesca. La postura es espectacular. El cazador espera paciente en lo alto de una roca, rodeado de monte.

Durante toda la mañana los jabalíes deambulan por la zona sin dejarse ver hasta que, uno que parece grande, comienza a acercarse al cazador por debajo de su puesto.

El vuelo de un tordo pone en alerta al cazador. El jabalí causante del ruido se está acercando y hay que estar preparado. Con la guardia alta, el cazador espera la llegada del cochino entre dos bloques de granito.

Esa ventana ha de ser el lugar donde disparar. De pronto, un enorme jabalí aparece en escena y con la tranquilidad de un maestro, el cazador pone el punto sobre su codillo y aprieta el gatillo.

Un lance espectacular que puedes disfrutar a continuación:

Caza un descomunal jabalí después de una tremenda ladra

Da igual que sea en España, en una de nuestras espectaculares monterías, en una batida en las sierras de TurquíaCuando un grupo de perros de caza levanta un buen jabalí de su encame y late a corazón abierto es un momento único.

Eso fue lo que vivieron en primera persona estos dos cazadores turcos. Por debajo de su puesto, ubicado en un camino, los ladridos lo invaden todo. Sus perros han encontrado un gran jabalí que no quiere abandonar la seguridad del monte.

De pronto, el cochino rompe andando a un camino, a campo abierto, y con la calma del más experto de los cazadores, colocan una bala certera en su cuerpo dejándolo en el sitio.