Caza un enorme jabalí a un metro justo cuando cargaba contra él

jabalí

Este cazador salió airoso de un peliagudo lance en el que llamó la atención de un jabalí hasta que el animal se arrancó a por él.

Por Carlos Vignau

jabalí

Son muchísimos los vídeos de caza de jabalí que vemos en los últimos meses usando el mismo equipo: la combinación de escopeta semiautomática y visor de punto rojo. Este tipo de herramientas permiten disparar de forma acertada a corta distancia y repetir el tiro sin desencarar el arma.

En el siguiente vídeo podrás comprobar cómo en determinados lances de caza, este tipo de equipamientos pueden salvar al cazador de un buen susto. Un jabalí es acosado por unos perros de caza, y se dirige en dirección al cazador.

El hombre corre hacia la escena, aprovechando que el enorme cochino se frena. Para sorpresa de todos, el cazador comienza a llamar la atención del jabalí en lugar de disparar. Una situación relativamente inocente se convierte de pronto en un lance de alta tensión cuando el cochino se arranca contra el hombre.

Tres balazos a un metro de distancia dan con el animal en el suelo, a los pies del cazador. Si no llega a acertar en sus disparos, la historia hubiera cambiado tanto como para pensarse el volver a citar a los medios a un jabalí de ese porte.

Un lance de infarto a jabalí

Estamos ya en verano pero muchos ya estamos deseando calzarnos las botas, subir la cremallera del forro polar y esperar en nuestra postura la llegada de algún cochino.

Para amenizar la espera y teniendo en cuenta que a lo mejor las monterías no son como hasta ahora, te ofrecemos un vídeo de caza de esos que suben las pulsaciones de cualquier cazador que se precie.

En él vemos a un cazador apostado en un camino. Está armado con un rifle semiautomático, perfecto para el estrecho tiradero que tiene por delante. En el monte algo se mueve. Un cochino se acerca y cruza decidido a escapar del cazador. Tres detonaciones certeras después, el jabalí se da media vuelta y muere a escasos metros de los pies del cazador.

Un lance de caza en montería con el jabalí como protagonista, de auténtico infarto.